Avances tecnológicos afectarán el mercado laboral en Uruguay en los próximos diez años.

0
323

Un estudio realizado por la Escuela de Negocios de la Universidad de Montevideo (IEEM) advierte sobre el impacto que tendrá el avance de la robótica en el mercado laboral uruguayo.

La robotización laboral es un riesgo para aquellas economías en las que prima la mano de obra poco calificada, ya que este estrato es el más vulnerable a ser sustituido por máquinas.

Pablo Regent, profesor de Sistemas de Información y Control en la Escuela de Negocios de la Universidad de Montevideo (IEEM), dijo a Telenoche que con el avance de la robótica “los puestos en los que están empleados los que tienen solo primaria son siete veces más riesgosos de desaparecer que los que tienen un posgrado”.

“Los empleos de casi cuatro de cada cinco uruguayos que hoy sólo tienen primaria terminada van a desaparecer, llevará su tiempo, pero desaparecerán (…) Es un tema preocupante porque de la totalidad de los puestos de trabajo que existen hoy, dos de cada tres está ocupado por personas con solo primaria”, explicó.

Regent indicó que en un plazo de entre diez y 15 años se podrán ver los primeros efectos de este fenómeno en Uruguay. “Lo de los robots va muy en serio. La velocidad a la que se están introduciendo en el mundo del trabajo es muchísimo mayor que en el pasado cercano y esto hace que los tiempos para hacer los cambios necesarios se acorten dramáticamente”, dijo.

SOLUCIONES. La forma de mitigar las consecuencias de este fenómeno, según el especialista, es a través de la formación de las próximas generaciones, como también de la población que actualmente está trabajando.

“Es imperioso que nuestros hijos se formen lo más posible, que sean capaces de hacer trabajos complejos, no rutinarios” y que “haya empresas, emprendimientos, proyectos que creen puestos de trabajo de mayor valor agregado, de más complejidad, sin esto, la educación sola no alcanza”, sostuvo.

En ese sentido, indcó ique urge “modernizar el derecho laboral”, ya que está pensado para “una época que se fue”, al igual que el “sistema impositivo”, que está pensado para “la época de las fábricas, en vez de adaptarse a la época de los Uber, los Airbnb, y el trabajo a distancia”.

Sobre el rol de los sindicatos en este tema, Regent dijo que estos deben “defender el trabajo, y no puestos de trabajo que no tienen futuro”.

“Los sindicatos deberían comenzar a incluir en sus plataformas de lucha el indicador de riesgo de destrucción de puestos de trabajo debido a la tecnología. Mientras no lo hagan estarán defendiendo puestos de trabajo cuyo futuro esta condenado a dejar de existir, y hablamos de diez años”, explicó.

Desde el gobierno se entiende que, si bien el avance de la robótica no debería generar pérdida de puestos laborales, los trabajadores deben apelar a la capacitación constante.

El ministro de Trabajo, Ernesto Murro, dijo que los trabajadores menos calificados serán quienes están en una posición más vulnerable y que la educación deberá ajustarse a las nuevas necesidades del mercado.

¿Te ha gustado nuestro articulo?
Recibe promociones, noticias y más

Recibe en tu mail los mejores contenidos de nuestro sitio