Presidencia busca ordenar gasto de servicios con déficit

0
311
Vázquez y Astori revisaron en que rubros se podía bajar el gasto.
5

Fue una de las primeras medidas anunciadas: “ajustar el cinturón”. Así se lo comunicó el presidente de la república, Tabaré Vázquez, tras sumir su mandato en marzo de 2015, al ministro de Economía, Danilo Astori. Juntos diseñaron una estrategia para detectar los sectores donde se podía evitar gastos superfluos.

Primero fueron los viajes al exterior, después la publicidad oficial y continuaron —un poco más a fondo— ingresando en las empresas públicas. La intención era poner “la casa en orden”, después de un periodo de gobierno donde el gasto se había incrementado significativamente.

Ahora avanzaron un poco más y solicitaron —a través de la Administración Nacional de Servicios de Salud (ASSE)— que los hospitales y policlínicas tomen medidas para recuperar el déficit que generaron en 2016.

Dos fuentes del Ejecutivo y una de ASSE dijeron a El País que la necesidad de ajustar las cuentas en los hospitales y policlínicas fue un pedido del Ministerio de Economía en coordinación con el presidente Vázquez. Una de las fuentes apuntó que el ministro Astori advirtió a ASSE de los altos déficit en varios hospitales tras el balance del 2015.

Sin embargo al ver que la situación no cambió, y que en 2016 varios centros de salud gastaron más dinero del presupuesto asignado, las autoridades decidieron tomar determinaciones más drásticas.

Una resolución del 28 de diciembre del directorio de ASSE enumera una serie de medidas que, manifiesta, “permitirán mejorar la gestión económica financiera institucional, sin afectar a la atención” de los usuarios “y priorizando el buen uso de los recursos materiales y humanos”.

De esta manera, ASSE prohíbe a las hospitales “hacer nuevas contrataciones de recursos humanos a través de Gastos de Funcionamiento” y señala que “se deberá revisar las contrataciones actualmente vigentes en un plazo de 90 días, con objeto de su eliminación”.

También los insta a generar un plan de ahorro que deberán presentar, obligatoriamente y bajo amenaza de recibir una sanción, a las autoridades de ASSE, para recaudar los montos perdidos en 2016.

Fuentes sanitarias dijeron a El País que el Ministerio de Economía está “mirando con lupa” lo que pasa en los hospitales públicos, y que hará un seguimiento de la situación.

Otro de los casos que preocupa al Poder Ejecutivo es el déficit del Banco de Previsión Social (BPS). El director en representación de los trabajadores, Ramón Ruiz, dijo a El País que el organismo no tiene suficiente margen de maniobra como para poder controlar el déficit, pues la mayoría se debe a gastos ineludibles.

“Hay cosas en el BPS que no se pueden tocar, porque no se puede dejar de pagar las prestaciones. El 83%, por ejemplo, es para pagar las pasividades. Es algo ineludible”, insistió Ruiz.

El representante de los trabajadores añadió que “el BPS es muy susceptible a lo que pasa en el país a nivel general”. Y explicó que cuando una persona se queda sin empleo el Banco no solo que le tiene que pagar el seguro de paro, sino que también se pierde el dinero del aporte que esa persona deja de hacer. “Entonces crecen los egresos, se disminuyen los ingresos, pero además esto reciente el comercio interno, y como 7 puntos porcentuales del IVA son para el BPS, también se deja de recibir dinero por ese lado”, añadió.

“Es todo esto lo que justifica el déficit”, continuó Ruiz. Los números del BPS para 2016 todavía no están cerrados, pero las proyecciones no son para nada alentadoras. El Banco ya anticipó meses atrás que se registraría un déficit de US$ 568 millones, 46% mayor al registrado en 2015, debido a la disminución en los ingresos en un contexto de desaceleración económica.

La tarea de achicar el gasto y reducir el déficit fiscal es un tema que será tratado el fin de semana en la primera reunión de gabinete del año. El presidente Vázquez convocó a todos sus ministros a la Estancia Presidencial de Anchorena, en Colonia, para mantener una reunión cerrada durante dos días (sábado y domingo).

El objetivo central del encuentro será diseñar los lineamientos generales del proyecto de ley de Rendición de Cuentas que el Poder Ejecutivo deberá presentar al Parlamento antes del 30 de junio.

El ministro Astori ya adelantó a los medios que se prevén incrementos presupuestales para la educación, Sistema de Cuidados, seguridad y vivienda. Sin embargo aclaró que se trabajará con mucha cautela para intentar alcanzar la meta de reducir el déficit fiscal a 2,5%.

Mujica cuestiona cómo se hace el presupuesto.

El expresidente frenteamplista José Mujica criticó ayer la forma en que se hizo el presupuesto en este período de gobierno, en referencia en que en este 2017 se va a dar una segunda discusión sobre el tema.

Ante la incertidumbre en la economía internacional, el ministro de Economía, Danilo Astori, con el aval del presidente de la República, Tabaré Vázquez, decidieron definir el presupuesto para los dos primeros años y luego estudiar el resto del presupuesto a mitad del periodo.

Pero la innovación de Astori no le conformó a Mujica. “Yo soy viejo y viví muchos años en el país. Y me acuerdo que hubo un partido que gobernó 90 años, el Partido Colorado, que te hacía un presupuesto solo, cada cinco años, y después te ponía en la Rendición de Cuentas gasto cero”, precisó el líder del Movimiento de Participación Popular en rueda de prensa.

Mujica explicó que en cada discusión presupuestal aumenta la conflictividad laboral con los reclamos de los sindicatos de trabajadores. Los gremios de la educación ya adelantaron que darán una fuerte batalla este año por más presupuesto.

“Cada vez que discutís el presupuesto la barra sale a pedir la de él, lógicamente. Lo que pasa es que el presupuesto, aunque se venga el mundo abajo, hay que hacerlo de una vez y se acabó”, consideró.

“Debió haber una razón técnica para dividir el presupuesto en dos partes que yo no sé —continuó Mujica—, porque de economía yo no sé nada… pero de política alguna cosa sé. Y cada vez que hablo de Rendición de Cuentas cada barra empieza a pedir su mango, eso lo aprendí a lo largo de los años. Lo que estoy diciendo es para los que vengan después de mí. ¡Avivensén! (SIC)”.

Sobre si iba a mediar en la puja que seguramente se de entre el Poder Ejecutivo y el Parlamento por este tema, el expresidente y senador señaló que “la democracia es negociar, y nada de creerse que alguien es el dueño de la verdad. Vivir es negociar”.