El directorio de UTE resolvió, por unanimidad de sus integrantes, auditar las cuentas de la empresa Gas Sayago, encargada de la fallida construcción de la regasificadora, cuya propiedad comparte con Ancap.

El director de UTE, en representación del Partido Nacional, Felipe Algorta, dijo a 970 noticias que el objetivo de esta auditoria no es realizar “una cacería de brujas” como señala la oposición.

En esa línea, el director más joven en la historia de la Ute, confirmó que actualmente el Estado paga 125.000 dólares mensuales en un depósito para planta regasificadora que nunca funcionó.

Algorta calificó al proyecto como “un negocio muy malo para el país por el cual el Estado hasta el día de hoy sigue desembolsando recursos”.

Compartir en Fevalike