La Ley 15 900, adoptada en 1987, establece que los «puestos de confianza políticos o especiales» tienen derecho a recibir una compensación siempre que hayan ejercido «continua o alternativamente, tres años en el ejercicio de estas funciones».

El derecho a recibir la subvención es un máximo de un año a partir de la fecha de terminación, por un monto equivalente al 85% de los activos totales de la posición activa.

Según lo establecido por el Decreto N ° 398/989 del 24 de agosto de 1989 y sus modificaciones, el subsidio tiene como objetivo permitir la reinserción de los funcionarios en el mercado laboral.

En el caso del ex vicepresidente Raúl Sendic, hubo controversia cuando solicitó la subvención correspondiente. Quería comenzar a facturarle al Estado cuando renunció en 2017, pero el Tribunal de Cuentas observó la situación y dijo que sería apropiado comenzar a pagarla en 2020.

Específicamente, se determinó que el subsidio debería recaudarse después del final del período legislativo. Con este panorama, Sendic renunció para cobrar su subsidio como parlamentario hasta que comenzará un nuevo período.

El ex vicepresidente dijo que había decidido renunciar antes de la observación del Tribunal de Cuentas: «Dado que el Tribunal actuó como una excepción, porque no era la regla, todos llevaban queja: he decidido retirar la subvención «.

«El Tribunal de Conducta del Frente Amplio actuó por excepción, el Consejo de Transparencia también, el Tribunal de Cuentas también. No quiero ser la víctima, pero es obvio que soy una excepción», dijo Sendic en este caso.

Como informó el jueves El País sobre la base de fuentes cercanas al caso, estos días comenzarán a pagar subsidios a 15 ex entrenadores, incluido el ex vicepresidente.

El informe indica que el salario de Sendic fue de $ 441,987 nominales. En total, consistió en una partida salarial de $ 315,540 y un gasto de representación de $ 126,447.

La subvención es del 85% del salario, por lo que debe cobrar un monto nominal de $ 375,689, es decir, este número se le deben hacer todos los descuentos por ley.

Ahora hay otras 14 personas que comenzarán a facturar la subvención. Un caso es el de Pablo Mieres, quien solo hará esto durante 15 días, ya que asumirá el cargo de Ministro de Trabajo y Seguridad Social el 1 de marzo.

Colorados como Pedro Bordaberry y José Amorín Batlle también comenzarán a recibir su subsidio, al igual que los nacionalistas Verónica Alonso y Carol Aviaga y los líderes Juan Castillo, Constanza Moreira, Leonardo De León, Rafael Michelini, Daisy Tourné, Daniel Garín, Ivonne Passada , Daniel Vasallo, Rubén Martínez Huelmo y Marcos Otheguy.

Entre los senadores que ya no trabajan en el Parlamento se encuentra el nacionalista José Carlos Cardoso, pero solo este miércoles, solicitó la recaudación del subsidio, por lo que aún no se ha procesado para la recaudación.

El País indica que los senadores tienen un salario nominal de $ 236,953, a lo que deben agregarse $ 39,848 para gastos de representación. El subsidio, que representa el 85% del salario, debe restarse de todos los descuentos otorgados a los salarios, para que terminen cobrando alrededor de $ 130,000 en efectivo.

Pero no solo los senadores no elegidos comenzarán a recibir el subsidio, sino también los diputados. Sin embargo, algunos ya han comenzado a cargarlo o lo han cargado completamente.

De hecho, el caso Sendic no era la norma. En todos los casos de renuncia, el subsidio no comienza a pagarse hasta el final de la legislatura. Fuentes consultadas por el Portal de Montevideo dijeron que el ex diputado nacionalista Edgardo Mier, por ejemplo, había renunciado en 2017 y estaba entre los que ya habían acusado de lo que debía la ley. Sin embargo, no estaba solo.

Este subsidio se puede recibir por un período máximo de un año, excepto cuando los legisladores obtienen otro empleo, ya sea en el sector público o privado.

El único caso en que no se paga el subsidio es cuando el beneficiario es un legislador adjunto. Por lo tanto, cuando el miembro suplente ingresa al Parlamento, por cualquier razón, el subsidio no se suspende y paga hasta que vuelva a estar desempleado.

Este subsidio no es un tema que deba votarse en ninguna cámara, ni en los parlamentarios ni en los senadores, pero es un derecho de los legisladores, que comenzarán a cobrar el pago correspondiente en febrero, cuando facturan la mitad del mes como legislador y la otra mitad como filiales.

Compartir en Fevalike