Vecinos y familiares reclamaron justicia en el entierro de Valentina

0
102
loading...

A las 8 de la mañana de este jueves empezó el cortejo que se dirigió al Cementerio Central de Rivera, con una importante cantidad de vehículos que acompañaron el cuerpo de Valentina Walter Ferreira, la niña de nueve años que fue violada y asesinada el domingo.

Cientos de personas ingresaron al predio del cementerio con flores y globos blancos, que hicieron explotar una vez que enterraron el cadáver de la menor.

Los vecinos del lugar se hicieron presentes al grito de “¡Justicia!” y con pancartas que decían “Todos somos Valentina”.

No hubo un discurso, pero a la salida del entierro, una de las personas presentes instó a hacer una manifestación caminando al Centro de Justicia de Rivera.

El crimen de Valentina “está aclarado en un 99%”, aseguró a El País el abogado Fernando Araújo, representante legal de la familia de la víctima, luego de que se llevara a cabo la reconstrucción en el escenario de los hechos, con la presencia del confeso autor del asesinato. Forenses concluyeron ayer que la niña fue abusada sexualmente y asfixiada.

La fiscal a cargo del caso, Verónica Bujarín, pidió ayer una prórroga de 24 horas para poder ampliar los elementos de prueba y proceder a la formalización del juicio, que tendrá lugar hoy en Rivera.

El magistrado Gaspar Amorín decidió que la audiencia judicial no será pública, debido a la alarma y la conmoción que generó el caso.

Los exámenes forenses confirmaron que la niña murió por asfixia, que recibió un fuerte golpe en la cabeza, posiblemente con una piedra, y que fue sometida a abusos sexuales. La muerte se produjo poco después de que se denunciara su desaparición, el pasado domingo 12.

El confeso autor del crimen, que vive a poca distancia de la casa de la madre de Valentina, en el barrio La Pedrera, es un joven de 22 años. En las audiencias preliminares con la fiscalía y la policía de Rivera, involucró en el asesinato a otro joven de la misma edad, que fue vagamente identificado como un “primo” o “allegado” al autor. Este presunto cómplice, que permaneció detenido ayer, no participó en la reconstrucción, que se llevó a cabo en medio de notables medidas de protección para evitar incidentes.

El País

loading...

Deje un Comentario

avatar
  Subscribe  
Notify of