Inicio Nacionales Otra vez el Mides niega ayuda a hombre solo con tres hijas

Otra vez el Mides niega ayuda a hombre solo con tres hijas

525
0
Compartir

“Soy un padre soltero que tiene tres hijas”, se describió a sí mismo Juan Torres. Hace tres años se separó de su pareja, la mamá de las niñas, y desde entonces ellas viven con él. “Nunca las dejé y siempre me hice cargo. Intento que vivan lo mejor posible”, contó.

Las vueltas de la vida hicieron que Juan perdiera el trabajo que tenía en un supermercado de Colonia del Sacramento y que se tuviese que ir a vivir junto a sus pequeñas a un rancho de lata que se llueve, donde en las noches entra frío y donde no tienen agua potable.

Según publica el portal Ecos, hace casi un mes que no le quedó mas remedio que instalarse allí. “Era ahí o bajo un puente”, afirmó. Lo despidieron de su antiguo empleo porque el comercio estaba por cerrar y estaban sacando gente, sostuvo el hombre de 34 años. Y de ahí todo llegó en cadena: no tuvo plata para pagar el alquiler donde estaba y quedó en la calle con tres niñas de cinco, seis y ocho años.

A la señora que le alquilaba no le quedó otra que pedirle que se fuera. Y Juan la entiende porque sabe que necesita de la renta para vivir. “Ella misma fue la que me dio el lugar donde estoy ahora, gratis”, explicó.

“Yo trato de tener todo lo más prolijo posible pero no está bueno el lugar para que las niñas vivan. A ellas las baño en la casa de la abuela, intento que estén bien vestidas, bien alimentadas. Las llevo y traigo de la escuela para que vivan lo mejor posible”, narró Juan.

“La casa es chiquita, con una cobija separé el cuarto de ellas del mío, como corresponde. Con lo que pude también separé la cocina, pero el lugar se llueve y se mojan las camas “, lamentó.

Hace poco consiguió mantas para tapar a las niñas en la noche. Y la falta de agua potable la compensó con baldes y bidones que le dan su familia y los vecinos.

La situación es peor aún para su hija más chica que actualmente está en tratamiento. “Tiene problemas motrices, no es que ella sea Down, tiene un problema que todavía intento dar en el clavo de qué es”, explicó.

Juan fue tres veces al Ministerio de Desarrollo Social (Mides) de Colonia de Sacramento. Planteó su situación y les pidió si lo podían ayudar con el alquiler de una vivienda, pero la respuesta fue negativa las dos veces que lo intentó. El hermano mayor de Juan, ante la situación que estaba viviendo, le dijo que podía hacerse una casita para él y sus hijas en su terreno.

De nuevo golpeó la puerta en el Mides pero, está vez, para pedir si podían darle los materiales para construirse una casa. Nuevamente la respuesta fue que no. “Hicieron oídos sordos”, lamentó. Tampoco le dieron mayores explicaciones. A cambio de lo que pidió le ofrecieron una canasta de alimentos.

Pero en los últimos días la vida de Juan ase empezó a enderezar. Lo llamaron de la Dirección de Acción Social de la Intendencia de Colonia, donde también había solicitado ayuda, para avisarle que le darían los materiales para construirse su casa. También tuvo una entrevista en el supermercado Ta Ta que hay en la ciudad y le confirmaron que en las próximas semanas ya entraría a trabajar.

Espera con ansias comenzar en su nuevo empleo. Quiere aprovechar los beneficios que le otrorga el Banco de Previsión Social (BPS )para poder darle un mejor tratamiento a su hija más pequeña.

“¿Hay algo más que quieras agregar?”, fue la pregunta de cierre de la entrevista a Juan. Él contestó: “a las personas que me estén ayudando les digo muchas gracias”.

Comentarios
Compartí la página en la Red Social de Salto Al Día