Jefes de espionaje de Rusia, China e Irán se reúnen en Paquistán

0
245
2



Pakistán organizó una reunión sin precedentes el miércoles de los jefes de las agencias de inteligencia de Rusia, China e Irán para discutir la cooperación antiterrorista, con un enfoque particular en el ascenso del Estado Islámico en el agitado Afganistán.

Fuentes oficiales en Islamabad confirmaron a la VOA que los participantes sostuvieron discusiones detalladas sobre medidas conjuntas para evitar que los partidarios leales del grupo terrorista de Medio Oriente amenacen los límites territoriales de las cuatro naciones.

El encuentro inusual reunió a espías de los países que están “directamente afectados” por el terrorismo liderado por el Estado Islámico. Sin embargo, no fue “dirigido contra ningún otro país como se puede ver”, afirmaron las fuentes en un intento por disipar las sugerencias de que la cooperación entre Rusia, China e Irán podría socavar los esfuerzos liderados por Estados Unidos para estabilizar Afganistán.

ARCHIVO - Policías afganos miran hacia el horizonte donde una columna de humo se levanta luego de un ataque a posiciones de militantes del Estado Islámico en un punto de control en la oriental provincia de Nangarhar. Julio 7, 2018.

ARCHIVO – Policías afganos miran hacia el horizonte donde una columna de humo se levanta luego de un ataque a posiciones de militantes del Estado Islámico en un punto de control en la oriental provincia de Nangarhar. Julio 7, 2018.

Un portavoz del Servicio de Inteligencia Extranjera de Moscú también ha confirmado que la aparición de EI en Afganistán llevó a las deliberaciones en Islamabad.

“La conferencia llegó a un entendimiento de la importancia de medidas coordinadas para evitar el constante ingreso de terroristas de EI desde Siria e Iraq a Afganistán, donde representarían riesgos para los países vecinos”, dijo Sergei Ivanov al medio estatal TASS.

Ivanov señaló que el director de la agencia de espionaje ruso, Sergei Naryshkin, asistió a la reunión de Islamabad junto con homólogos chinos e iraníes. Todos ellos “hicieron hincapié en la necesidad de una inclusión más activa de los poderes regionales en los esfuerzos” para poner fin a la guerra en Afganistán.

Las discusiones siguieron a meses de acusaciones rusas de que Estados Unidos está detrás de la creciente influencia de EI, particularmente en las provincias afganas del norte junto a la frontera con los países de Asia Central. Washington descartó los cargos como rumores y como un intento de justificar los vínculos de Moscú con la insurgencia talibán.

El enviado ruso en la ONU, Vasily Nebenzya, al dirigirse a una reunión del Consejo de Seguridad sobre Afganistán el mes pasado, afirmó que EI está creando campos de entrenamiento en el país para sus combatientes, incluidos los que provienen de los estados de Asia Central.

archivo - Protesta contra el ataque a un templo, que se atribuyó el Estado Islámico, in Peshawar, Pakistan. Feb. 17, 2017.

archivo – Protesta contra el ataque a un templo, que se atribuyó el Estado Islámico, in Peshawar, Pakistan. Feb. 17, 2017.

“Este es un grupo que tiene hasta 10,000 combatientes en sus filas, y ya está activo en al menos nueve de 34 provincias … y está constantemente consolidando sus posiciones en el norte del país, convirtiéndolo en un trampolín para su expansión en Asia Central “, dijo Nebenzya.

Los funcionarios afganos, sin embargo, rechazan las afirmaciones rusas y restan importancia a la amenaza del EI, diciendo que el número de sus combatientes en el país no es más de 2.000. Insisten en que los terroristas están bajo intensa presión de operaciones de seguridad afganas respaldadas por Estados Unidos y sus bases están siendo destruidas.

Irán, que comparte una larga frontera con Afganistán, ha planteado preocupaciones similares a raíz de las crecientes actividades terroristas de EI en la región.

El Estado Islámico llama a su filial afgana, la provincia de Khorasan, o ISKP, y lleva a cabo rutinariamente atentados suicidas con bombas en el país afectado por la guerra y ocasionalmente planea ataques de este tipo en el vecino Pakistán.

Funcionarios paquistaníes sostienen que el grupo terrorista ha establecido bases fuertes en “espacios sin gobierno” en Afganistán y planea ataques terroristas transfronterizos desde allí. Citan las evaluaciones militares de EE.UU. de que el gobierno afgano controla menos del 60 por ciento del territorio.

Islamabad, Moscú, Pekín y Teherán han mantenido contactos con los talibanes, diciendo que están destinadas a persuadir a la insurgencia para que busque una solución negociada a la guerra afgana.

Pero las relaciones diplomáticas con los insurgentes han molestado tanto a Kabul como a Washington porque los ven como un intento de legitimar la campaña violenta de los talibanes.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR  Obama rinde homenaje a Nelson Mandela