El fascista Bolsonaro obtiene casi 50 millones de votos; el 46%

119

BRASILIA (Uypress) – El candidato fascista Jair Bolsonaro se impone con amplia ventaja en la primera vuelta de las elecciones presidenciales en Brasil, con el 46,13% de los votos, escrutadas el 99,57% de las urnas. Deberá disputar el balotaje con el candidato del PT, Fernando Haddad, que obtuvo el 29,13% de los sufragios, algo más de 31 millones.

Autoritario, racista, machista, homófobo, adorador de la dictadura, en suma, un nuevo fascista, es el político al que 50 millones de brasileros le dieron su respaldo para ser el próximo presidente de la mayor nación de Sudamérica. Jair Messias Bolsonaro, capitán retirado del ejército acaricia, con el 46 de los votos, la primera magistratura del país, y se puede decir que solo un milagro logrará que el petista Fernando Haddad logre dar vuelta el resultado en el balotaje del próximo 28 de octubre.

El país se ve ahora frente a tres semanas que seguramente agudicen los enfrentamientos entre las dos opciones en pugna.

Cuando casi todas las encuestas indicaban que el candidato ultraderechista rondaría el 40% muchos, desde diversos espacios democráticos, esperaban el error y que las cifras sobrestimaran al exmilitar defensor de la dictadura y los torturadores. Sin embargo, Bolsonaro redobló su apuesta y llegó a estar a un escaso 4% de triunfar en primera vuelta, amparándose no solo en su discurso regresivo, sino en un profundo antipetismo que logró calar en amplios sectores de la población, especialmente en el sureste del país.

Tarea difícil es la que tiene por delante Haddad, que para lograr revertir la ventaja debe tratar de ganar -para sí y para el lulismo- los votos de aquellos que no quieren saber de nada con el expresidente. No le será fácil desprenderse de la sombra de su mentor.

Te puede interesar  Familias con menores recursos mantendrán tarifa actual de supergás en 2018

Será también el momento de que los optros candidatos que quedaron por fuera de la segunda vuelta adopten posición por uno u otro. Ciro Gomes, tercero con el 12,5% de los votos, ya había manifestado previamente su rechazo a Bolsonaro y afirmó que apoyaría a Haddad. Pero, los sectores evangélicos, con un peso muy importante en la política brasilera y una bancada legislativa influyente, ya han declarado su apoyo al neofascista. Paralelamente, a medida que avanzaba el aumento del apoyo a Bolsonaro, también avanzaba la Bolsa, que operaba al alza, mostrando las preferencias del gran empresariado.

Para la reflexión queda el papel de las encuestadoras, que como decíamos más arriba, no lograron calibrar en su real magnitud -al igual que lo sucedido con Donald Trump en EEUU, el Brexit o el rechazo al proceso de paz en Colombia- el exponencial crecimiento de Bolsonaro.

Y para la preocupación del mundo, la posibilidad de que Brasil se dirija a la deriva autoritaria.