Una diputada argentina ha pedido disculpas al presidente Luis Lacalle Pou y al pueblo uruguayo después de que el pasado viernes, en la cumbre de celebración del 30 aniversario del Mercosur, el presidente uruguayo y el argentino Alberto Fernández jugaran en un paso a nivel.

Lucila Lehmann es diputada argentina de la provincia de Santa Fe. Pertenece a la Coalición Cívica, partido liderado por Elisa «Lilita» Carrió, quien a su vez responde al Interbloc Juntos por el Cambio, liderado, entre otros, por el expresidente Mauricio. Macri.

Lehmann dirigió una carta a Lacalle Pou y «a todos los ciudadanos uruguayos» en la que critica al presidente argentino y expresa su posición sobre una posible relajación del Mercosur.

«Al presidente de la República Oriental del Uruguay, Luis Lacalle Pou y al pueblo uruguayo todo. Como Diputada Nacional de Argentina, tengo el deber de disculparme públicamente por los dichos del Presidente Alberto Fernandez, los cuales no reflejan el sentir de nuestro pueblo», escribió en su cuenta de Twitter la legisladora, y adjuntó la carta.

Lehmann introduce diciendo que «en raras ocasiones la voz de un presidente expresa el sentir de la totalidad de un pueblo», y que las palabras de Fernández «no están dentro de esas raras ocasiones».

«La hermandad que existe entre los pueblos argentino y uruguayo es muy larga, muy firme y muy cercana, por eso, como diputada de la Nación Argentina, siento la obligación de expresarme ya que no podemos colaborar con silencio a verborragias de destrato que un mandatario sea quien fuere, realice dañando esa hermandad», expresa.

En ese sentido, asegura que «la baja popularidad de la que goza el presidente Fernández, dada la pobre performance en materia económica, social y sanitaria, es parámetro suficiente para entender el peso relativo de sus dichos en la ciudadanía argentina».

Sobre el tema de fondo, la diputada destaca que el rol del Mercosur «no es simplemente ser una unión aduanera»: «Es el emergente de una historia común entre países hermanos, con pasados comunes, rasgos culturales comunes y aspiraciones compartidas hacia el futuro».

«Como vocal de la Comisión de Mercosur en la Honorable Cámara de Diputados soy consciente de las dificultades en materia económica que el actual esquema del bloque plantea a sus miembros y entiendo la necesidad de flexibilizar algunas normas en pos de mejores beneficios», reconoce la diputada.

«Pero también entiendo imperativo remarcar la importancia que esa unión representa para los pueblos que la componen y la necesidad, especialmente en materia de relaciones exteriores, de tomar decisiones con mirada estratégica y de largo plazo, muy por encima de actuales circunstancias económicas que por definición, son transitorias», prosigue.

A continuación, asegura que dado que «el mundo consolida y actualiza la dinámica de funcionamiento de grandes bloques de naciones, latinoamerica solo podrá lograr preponderancia en la medida que pueda expresar sus voces individuales de forma armónica».

«El Mercosur debe ser un coro perfecto de expresión hacia el mundo y, para ello, debemos dar los debates internos de forma sana, respetuosa y consciente de la hermandad que nos vincula. Esa hermandad es incluso, el rasgo más característico que tiene nuestro bloque. Una unión cultural e histórica que no tiene igual en el resto del mundo, por eso estamos llamados a defenderla», indica.

Antes de despedirse, ruega a toda la clase dirigente de ambos lados del río de Plata que tengan presente que «no existe nada más circunstancial que los mandatos y por eso, todas las pasiones deben dejarse de lado al momento de abordar el futuro del Mercosur».

«Su espíritu, su historia, sus pueblos, son por lejos, muchos más grandes que cualquier de sus dirigentes», finaliza.

COMPARTIR EN FEVALIKE