¡Qué tal un puñado de almendras con esta fresca! Es un snack muy saludable, y es cierto que las almendras se utilizan en muchas recetas por su alto contenido energético de grasas saludables (hasta un 54%).

La dietista Ana Núñez (@mecuidocomiendo) asegura que las almendras tienen un «perfil nutricional muy interesante» porque contienen una cantidad importante de grasas, principalmente grasas insaturadas, que es la sustancia beneficiosa para el corazón. Por eso es cierto que su valor calórico es alto, pero ese no es el punto: «La comida es más que las calorías que nos aporta», dice.

En la misma línea defiende otro nutricionista que no hay que evitarlas por el simple hecho de aportar grasas: «Siempre se les tiene miedo debido a que son altas en calorías, pero con un plan nutricional personalizado, muestran muchos beneficios y son las aliadas perfectas para perder grasa y aumentar masa muscular y mantenernos saciados», explica el nutricionista Carlos Bonilla ( @charlesorrico).

Además, son muy satisfactorios por su contenido en grasas y también por su alto contenido en fibra. Además, estos dos nutrientes también pueden ayudarlo a curar el estreñimiento.

Otros nutrientes que destacan en su composición, como explica la nutricionista Ana Núñez, son el fósforo, el magnesio (20 g de almendras nos aportan el 15% de nuestras necesidades de estos minerales) y la vitamina E (casi el 40% de nuestras necesidades) y B2. Por último, también contienen hierro, calcio, zinc y potasio. Entonces, como ves, es un alimento muy nutritivo y rico en antioxidantes ”, concluye.

Almendras: un tesoro para nuestro cuerpo

Gran aporte energético. “Las almendras son una gran fuente de energía porque están compuestas por un 54% de grasas saludables. Son un alimento muy interesante para personas con altas necesidades energéticas como los deportistas y pueden ser grandes aliados en los niños, pero también en personas que quieran adelgazar ajustando sus porciones, por sus muchos beneficios y saciedad (tienen más fibra en los secos). frutas), con 13,5 gramos) ”, explica la nutricionista Belén Siscar (@belensiscarnutricion).

Proteínas vegetales: las almendras aportan 20 gramos por cada 100 gramos de producto. Por tanto, son una buena fuente de proteína vegetal para nuestros músculos y tejidos.

Bueno para el cardiovascular. Belén Siscar reveló que las principales grasas de las almendras son los ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados: “Tiene una composición lipídica similar al aceite de oliva, lo que les confiere la capacidad de bajar el colesterol LDL y aumentar el HDL. Porque protege las arterias y previene el riesgo de enfermedad cardiovascular.

Rica en calcio. “Son una buena fuente de calcio, fósforo y magnesio, lo que los convierte en sustitutos ideales de los productos lácteos; Los nutricionistas dicen que no deberían faltar en la dieta de los vegetarianos o aquellos con alergias a los productos lácteos.

Son antioxidantes y fortalecen el sistema inmunológico. Las almendras nos aportan una gran cantidad de vitamina E, que es un poderoso antioxidante que protege nuestros tejidos del daño de los radicales libres, protegiéndonos así del proceso de envejecimiento químico. También ayuda a mantener nuestro sistema inmunológico fuerte contra virus y bacterias.

¿Cuántas almendras bebes al día?

Es un alimento que podemos incluir en nuestra dieta diaria. Como el resto de frutos secos, podemos tomarnos un puñado al día, pero siempre cuidado: “Con el puño cerrado, unas 10 almendras sería una buena ración para beneficiarnos de todo lo que hemos cubierto”, comenta la nutricionista Ana Nuñez. “Lo que importa es cómo los consumimos, como el resto de alimentos de tu grupo, porque tenemos que elegirlos crudos o asados, no fritos y sin nada añadido: sin aceite, sin sal, sin azúcar …”. Puede leerlo en su lista de ingredientes si los compra empaquetados, o puede comprarlos a granel, por lo que también está reduciendo el plástico.

«Estos son alimentos ideales para comer a cualquier edad, pero para los niños menores de 3 (al menos) debemos darles helado o puré como parte de muffins o galletas caseras, porque existe el riesgo de asfixia si se proporcionan en su En su totalidad Ana Núñez recomienda que también son de interés para la nutrición de la mujer, ya que pueden ser beneficiosas durante el ciclo menstrual, gracias a su capacidad para producir grasas antiinflamatorias y saludables y satisfactorias.

Dependiendo del contexto en el que nos encontremos, tenemos muchas formas de añadir almendras de forma saludable a nuestra dieta. Como dicen la experta en dietas Ana Núñez y Belén Siscar, estos son los alimentos más saludables:

Almendras en la cocina

Come almendras enteras: naturales, peladas o tostadas como aperitivo. Evite el caramelo (alto en azúcar) y frito (grasa mala).
Por ejemplo, cómelos como mantequilla sobre una tostada o fruta de trigo integral (es importante leer los ingredientes y ver que el único ingrediente que aparece es 100% almendras).
Úsalos picados o en puré para hacer postres sin gluten o incluso sobrasadas veganas.
Beber agua de almendras vegetales (es importante leer los ingredientes y ver que no contenga azúcares añadidos)
Inclúyelos en ensaladas o purés de verduras (enteros, picados o en crema).
Picar como guarnición sobre una tostada con queso fresco de cabra y kiwi.

Comentar