La Knesset (parlamento) de Israel aprobó este domingo la investidura de Naftali Bennett, del desplazamiento nacionalista Yamina, como nuevo primer ministro, en una elección que puso fin a 12 años de mandato de Benjamin Netanyahu, el primer de más amplia administración en la historia del territorio.

El nuevo regimen de coalición está dirigido por Bennett y Yair Lapid, el mayor responsable del partido centrista Yesh Atid, empero tiene a parte importante del arco político, incluida la representación árabe-israelí.

Bennett ha sido escogido ajustadamente, con 61 votos de los 120 legisladores del Knéset (parlamento), en una sesión que ha sido interrumpida en varias situaciones por miembros de la bancada de Likud, el partido de Netanyahu, conforme con la agencia de noticias Sputnik.

Justo antecedente de la elección, la Knesset escogió como nuevo mandatario a Mickey Levy, de Yesh Atid, quien se impuso a su contrincante del partido Shas, Yaakov Margi, y suple de esta forma a Yariv Levin, del partido Likud, de Netanyahu.

Tras la sesión, los simpatizantes de los partidos de la nueva coalición de regimen celebraron el triunfo de la investidura, a medida que centenares de israelíes religiosos se concentraron en la pared de los Lamentos para orar en su rechazo.

Bennett, de 49 años, desempeñará el cargo de premier a lo largo de ambos próximos años, una vez que va a ser sucedido por Lapid, quien ejercerá, a medida que tanto, de premier suplente y ministro de Interacciones Exteriores.

Con un inglés fluido gracias a su niñez en USA, Bennett, quien se define protector de el equilibrio de derechos para la sociedad LGTBIQ+, un desregulador y némesis de los sindicatos, laboró levantó su propia compañía de programa, Cyota, que vendió en 2005 a la firma de estabilidad de Estados Unidos RSA por 145 millones de dólares, velozmente anterior a su acceso a la política.

Su mensaje ha sido, en varios puntos, una expansión de las políticas de Netanyahu, aun cuando con un cariz muchísimo más orientado hacia la protección poblacional colonial israelí, más que nada desde el desencuentro que protagonizaron en 2008, una vez que el flamante expremier lo cesó en el cargo de líder de gabinete.

En su discurso anterior a la elección, Bennett acusó a Netanyahu de «promover una tormenta de odio» en sus últimos meses de mandato, que terminaron en «una colisión de hermanos y un territorio paralizado», y añadió: «Estoy orgulloso de la función de sentarme con personas con opiniones bastante diferentes».

Sin embargo, manifestó su rechazo a las negociaciones para reactivar el consenso de 2015 designado a precisar el desarrollo nuclear de Irán, que «se está acercando a un punto crítico», y reiteró que «Israel no dejará que Irán obtenga armas nucleares» ya que «no es parte del consenso y mantendrá total independencia para actuar», de acuerdo con la agencia Europa Press.

El primero en felicitar a Bennet y Lapid ha sido el mandatario estadounidense, Joe Biden.

«A medida que continuemos fortaleciendo nuestra interacción, USA mantendrá invariable su apoyo a la estabilidad de Israel; mi regimen está plenamente comprometido para laborar con el nuevo regimen israelí para mejorar la estabilidad, el equilibrio y el bienestar para los israelíes y los palestinos y de cada una de las gentes del territorio», manifestó, en un informado difundido por la Vivienda Blanca.

En tanto, la Autoridad Palestina y Hamas manifestaron que ven pocas diferencias con el regimen saliente.

«No importa la manera gubernamental israelí, no cambiará la naturaleza de nuestra interacción; es una entidad de ocupación y colonización a la que se debe resistir y frente a la que debemos luchar por nuestros propios derechos por cada una de las vías de resistencia, la primordial de ellas, la batalla armada», aseguró el vocero de Hamas, Fawzi Barhum.

Por su lado, el Ministerio de Asuntos Exteriores gubernamental palestino expresó: «Creemos que no puede haber ni una diferencia e inclusive que podría ser peor».

Thank you Mr. President! I look forward to working with you to strengthen the ties between our two nations  pic.twitter.com/RNYPX4amGE

— Naftali Bennett בנט (@naftalibennett) June 13, 2021

La asentimiento del parlamento se concretó tras un día drásticamente tenso por la amenaza de un diputado de la Lista Árabe de votar contra el nuevo regimen y por la ola de invectivas de los diputados del Likud contra Bennett y Lapid, quien ni siquiera ha podido pronunciar su discurso.

Netanyahu, de 71 años, quien es juzgado por presunta corrupción a partir de 2020, dirigió un aluvión de críticas contra el nuevo Regimen.

«Si estamos con el propósito de estar en la contraposición, lo haremos con la cabeza en elevado hasta que derribemos a este perjudicial regimen», manifestó.

La coalición «no posee una postura universal ni el respaldo de su propio regimen, de lo dividido que está», expresó quien ha sido premier entre 1996 y 1999, arribó nuevamente al poder el 31 de marzo de 2009.

https://t.co/4V621Q2qf0

— Naftali Bennett בנט (@naftalibennett) June 13, 2021

«Lo comprenden hasta en Irán, lo celebran pues entienden que desde este domingo habrá un regimen débil e desequilibrado que se alineará con los dictados de la sociedad mundial», sostuvo.

Netanyahu, que hizo de la política exterior uno de sus caballos de lucha, recapituló sobre el reconocimiento de Estados Unidos de Jerusalén como la ciudad más importante de Israel y la autonomía israelí sobre los Elevados del Golán.

«Ha sido un honor para mí laborar día y noche por nuestro amado territorio», manifestó.

El nuevo regimen va a estar formado por Benny Gantz como ministro de Protección y Orit Farkash-Hacohen en Ciencia, los dos del partido Azul y Blanco; Avigdor Lieberman, del partido Yisrael Beiten, en Finanzas, y Orna Barbivai en Economía y Elazar Stern en Sabiduría, los dos del partido Yesh Atid, entre otros.

Comentar