La delicada situación de algunos pacientes y la internación pasajera de otros, deben ser sorteadas por estas horas, ante la falta de mantenimiento del edificio que ha provocado que muchas de las salas, se encuentren bajo agua.

Los hospitales de ASSE en el país vienen siendo cuestionados por la clase política, ante sospechas de corrupción y un sin fin de situaciones que hacen de la salud pública, un deterioro constante.

El hospital de Salto no escapa a una realidad que golpea de cerca a cientos de pacientes que día tras día buscan en el nosocomio local, esa atención humana pero no la encuentran y muchas veces, deben soportar horas de esperas, malos tratos y hasta la falta se sensibilidad de algunos profesionales.

Ahora, se le suma una decadente edificación, falta de mantenimiento y caos absoluto ya que el agua caída desde los techos, provoca incertidumbre y riesgo para los pacientes que se encuentran internados.

Suscribete a nuestra lista de correo!