Charlotte Figi, una niña de 13 años que padecía epilepsia e inspiró el nombre de un aceite de cannabis usado para tratar convulsiones, falleció este miércoles por la tarde.

A través de redes sociales, los familiares de la pequeña originaria de Colorado, EE. UU., revelaron que ella dio negativo a la prueba de COVID-19 y murió tras una convulsión. Sin embargo, en el hospital la atendieron con los protocolos que siguen con pacientes de Coronavirus.

Charlotte ya no está sufriendo. Está libre de convulsiones para siempre. Gracias por todo su amor. Por favor respeten nuestra privacidad en estos momentos”, escribió la familia de la niña por quien nombraron ‘Charlote’s Web’ al aceite de CBD.

Charlotte fue diagnosticada con síndrome de Dravet, una forma muy extrema de epilepsia. A los 5 años, sufría al menos 300 convulsiones a la semana y debía usar una silla de ruedas. Su mamá, Paige Figi, buscó otras opciones cuando los médicos agotaron todas las posibilidades. Y comenzó a darle a su hija un aceite preparado con una variedad de cannabis baja en THC, el ingrediente psicoactivo de la planta, pero alto en CBD, el compuesto cannabinoide. Sólo así, pudo controlar los síntomas de la epilepsia en Charlotte.

¿Charlotte Figi murió por COVID-19?

Aunque varios medios afirmaron que la pequeña de 13 años había fallecido tras complicaciones por COVID-19, su familia aclaró el tema

Nuestra familia ha estado enferma desde inicios de marzo, pero al principio no cumplíamos con los criterios para la prueba de COVID-19. Charlotte empeoró y en abril 3 entró a Terapia Intensiva. Ese viernes, le hicieron la prueba y salió negativa. […] El 7 de abril tuvo una convulsión por la mañana, resultando en un paro cardiorrespiratorio. […] Dada la historia familiar de enfermedades del último mes, y a pesar de los resultados negativos, Charlotte fue atendida como paciente con COVID-19”, explicaron en Facebook.

Charlotte, días antes de morir (Facebook)
Charlotte, días antes de morir (Facebook)

Suscribete a nuestra lista de correo!

[wpforo]