Inicio General Comprender el espíritu empresarial y su relevancia para la sociedad nigeriana

Comprender el espíritu empresarial y su relevancia para la sociedad nigeriana

103

El espíritu empresarial es un factor importante en el desarrollo de cualquier nación. Los empresarios están obligados a asumir riesgos calculados que abren la puerta a niveles cada vez más altos de crecimiento económico. Sin ellos, el mundo nunca hubiera conocido maravillas como la rueda, la electricidad o Internet, por nombrar algunas.

Los emprendedores son la verdadera columna vertebral sobre la que el mundo moderno y las ideas continúan creciendo. Sin embargo, la amplitud y el alcance de sus contribuciones se extiende mucho más allá del mundo de los negocios y la economía, y les otorga un crédito irrefutable por el crecimiento y la evolución de las sociedades en su conjunto. Las naciones desarrolladas de todo el mundo deben su prosperidad actual al esfuerzo colectivo de intrépidos empresarios, de cuya innovación también depende la prosperidad futura de gran parte del mundo en desarrollo.

Las mayores recompensas de tomar un riesgo, iniciar un negocio y convertirlo en una empresa comercial exitosa se extienden mucho más allá de sus beneficiarios inmediatos. El grado de libertad financiera y flexibilidad que permite el espíritu empresarial es un medio para la prosperidad individual y nacional simultánea. Si esto es cierto para las economías de todo el mundo, es particularmente relevante para Nigeria, que se encuentra en la cúspide de una nueva era de progreso.

Historia del espíritu empresarial nigeriano

Nigeria es el hogar de personas de la cultura Ibo, un grupo étnico extremadamente ingenioso que es conocido por su destreza empresarial tradicional. Por tanto, esta bien dotada nación subsahariana tiene en sus venas una fuerte corriente emprendedora que le ha ayudado a sobrevivir y salir de una larga y difícil historia.

Al heredar una fortuna en reservas de petróleo y gas después de ceder al dominio colonial británico en 1960, los primeros regímenes nigerianos dependían en gran medida de los recursos no renovables para generar grandes ganancias. El auge petrolero de la década de 1970 marcó un período de enormes ganancias nacionales: un total de más de $ 600 mil millones durante cuatro décadas. Sin embargo, los disturbios civiles y la incertidumbre política crearon una atmósfera de desprecio por el crecimiento inclusivo, lo que en última instancia condujo a una disminución constante de la agricultura y las industrias tradicionales. El resultado ha sido la creación de la “paradoja nigeriana”, una situación de enormes disparidades económicas que ha empujado a la mayoría de la población de este país rico en recursos a la pobreza extrema.

Más noticias
Aumente el apalancamiento de la producción con maquinaria agrícola para su granja

El espíritu empresarial nigeriano tradicional comenzó en un clima de estancamiento económico y como un negocio puramente de supervivencia. Los deprimentes índices de desarrollo humano, el desempleo y los déficits de infraestructura llevaron a la evolución de una economía informal masiva que dependía casi exclusivamente de la iniciativa personal y la capacidad de asumir riesgos peligrosos. Este vasto sector desorganizado, que abarca una amplia gama de productos y servicios, llenó rápidamente el vacío dejado por décadas posteriores de mala gestión y políticas económicas fallidas. Es irónico, por decir lo menos, que la economía informal de Nigeria haya llegado a una etapa en la que contribuye con más del 65 % del producto nacional bruto y, según admite el propio gobierno, representa el 90 % de todos los nuevos puestos de trabajo en el país.

Resurgimiento empresarial

El regreso de la democracia en 1999 marcó el comienzo de un período de reforma económica y un nuevo enfoque en el desarrollo empresarial como el único medio viable de crecimiento sostenible. Los líderes nigerianos han lanzado un programa masivo de desinversión y desregulación financiera destinado a impulsar el desarrollo empresarial en el espacio de las micro, pequeñas y medianas empresas (MIPYME). El progreso se ha visto obstaculizado por las deficiencias institucionales y la corrupción política y burocrática generalizada, aunque todavía es demasiado pronto para comentar los logros a largo plazo de los esfuerzos renovados de Abuja para reactivar la economía.

Más noticias
Consejos simples para el cuidado de su hierro de marcar

Una de las principales razones por las que el país lucha por seguir el ritmo del mundo desarrollado a pesar de sus considerables recursos humanos y naturales es la falta de políticas progresistas y holísticas. En ninguna parte es esto más evidente que en el caso de la educación. Sin embargo, en línea con los Objetivos de Desarrollo del Milenio y su Objetivo Indígena de 2020, el gobierno de Nigeria ha realizado esfuerzos tangibles en los últimos años para implementar programas de educación básica universal y alfabetización masiva de adultos que, se espera, permitirán a los nigerianos ser competitivos en el mercado. mundo de negocio. Su énfasis en la educación, particularmente en la capacitación vocacional y el desarrollo de habilidades, es un esfuerzo consciente para engendrar el vigor empresarial entre su considerable población de 148 millones, más de la mitad de los cuales viven en la pobreza extrema. Organismos de ayuda privados e internacionales han colaborado y brindado apoyo en esta dirección: el programa de transferencia de conocimientos de las Naciones Unidas a través de nacionales expatriados, por ejemplo. Educar a los empresarios potenciales y equiparlos con las habilidades para tener éxito sigue siendo una prioridad clave.

El aspecto final del espíritu empresarial nigeriano es la exportación, que en su mayoría se ha limitado a recursos no renovables. Sin embargo, exportar en el sector no petrolero es un instrumento igualmente vital para acelerar el crecimiento y un área importante en la que los empresarios emergentes pueden involucrarse. El comercio con países de Europa, Asia y América es un sector en auge, más aún ante un nuevo régimen fiscal diseñado para favorecer a las empresas emergentes.

Más noticias
Reduzca sus costos de viaje de negocios a cero con soluciones de videoconferencia

Retos de desarrollo empresarial

A pesar de los logros recientes que prueban el potencial de Nigeria para el triunfo empresarial, hay pocas dudas sobre la severidad de las limitaciones en el camino por delante.

Uno de los principales problemas es simplemente que Nigeria no se considera un destino comercial prometedor. El alto costo de hacer negocios, la corrupción y fallas sistémicas en las políticas económicas del país han logrado alejar a potenciales inversionistas. Los déficits masivos de infraestructura, particularmente en carreteras y electricidad, son otros obstáculos. Sin embargo, el aspecto más importante del problema es la incipiente y tambaleante política de Nigeria, constantemente amenazada por la intolerancia civil y el aumento del extremismo religioso.

Los problemas sociales, nacidos de los deplorables indicadores de desarrollo humano en ausencia de un crecimiento inclusivo, constituyen el segundo gran obstáculo para Nigeria. La condición de la mujer y su participación tradicionalmente limitada en actividades empresariales es un gran inconveniente en la perspectiva de un rápido crecimiento social y económico. El problema se complica aún más por una división catastrófica en la condición de las poblaciones rurales y urbanas.

El espíritu empresarial es la base de cualquier nación desarrollada. Sin embargo, para que Nigeria aproveche al máximo una economía dinámica y cambiante, se deben superar obstáculos sociales, financieros y políticos arraigados. Una política gubernamental ilustrada, la educación y la participación internacional son esenciales para que Nigeria se deshaga de su herencia del Tercer Mundo y alcance todo su potencial económico.

Deja un comentario