El juez condenó a 30 y 29 años de prisión a dos hombres que asesinaron a taxista en abril de 2020 en la ciudad de Chuy en la frontera entre Uruguay y Brasil.
Los asesinos, de 39 y 25 años, fueron condenados como cómplices penalmente responsables del delito de homicidio muy grave.

Según un informe policial de Rochens emitido este martes, la policía notó en la madrugada del 3 de abril de 2020, «un taxi uruguayo se detuvo con las luces encendidas sin gente en la zona para verificar la situación».

«En el interior del rodado, un taxi marca Hyundai Modelo Accent, se encontraba su conductor, Daniel Omar Rodríguez, de 55 años, quien presentaba una herida de arma de fuego en el cráneo y fue trasladado en ambulancia a un centro de salud en estado reservado, donde posteriormente falleció», añade el parte policial.

En ese momento, la administración pública ordenó a las autoridades brasileñas ser informadas de la investigación y búsqueda de los sospechosos.

«Se recopiló información diversa, incluyendo filmaciones de cámaras de seguridad a ambos lados de la frontera y del sistema de vigilancia Chuy, lo que contribuyó al aporte de testigos y otras pruebas obtenidas, así como el trabajo realizado por la policía brasileña, para identificar posibles perpetradores «, dijo el funcionario.

Así, el 4 de mayo, «en plena coordinación, y con el consentimiento de la Fiscalía del Caso y Justicia Legal, que dictó la orden correspondiente, dos hombres adultos, uno de nacionalidad brasileña, fueron detenidos y trasladados a una dirección judicial». »

En aquella instancia, los sospechosos fueron formalizados por un delito de homicidio muy especialmente agravado con seis meses de prisión preventiva.

El 30 de octubre de 2020 se decretó la prórroga de esta medida cautelar hasta que se llegara al juicio. Tras un juicio oral y público que comenzó el 15 de marzo de este año, este lunes la Justicia Letrada de 2° Turno del Chuy sentenció a los sospechosos.

El hombre de 39 años, uruguayo, deberá cumplir 30 años de cárcel, mientras que el joven de 25, brasileño, tendrá una pena de 29 años, ambos con descuento de la prisión preventiva cumplida.

Comentar