60c0eb09f274a

Sophia, el famoso robot humanoide, tiene una nueva hermana. Su nombre es Grace y es un robot especialmente dirigido al sector de la salud. Con la capacidad de imitar gestos y expresiones corporales, ha sido diseñado para interactuar con los ancianos y los aislados por la pandemia del coronavirus.

Con rasgos asiáticos y cabello castaño hasta el cuello, Grace tiene una una cámara térmica en su pecho para tomar la temperatura y medir la capacidad de respuesta de los enfermos. Además, a través de la inteligencia artificial puede incluso diagnosticar a un paciente.

«Puedo visitar a la gente y alegrarles el día con estimulación social… pero también puedo hacer terapia de conversación, tomar biolecturas y ayudar a los proveedores de atención médica», dijo Grace mientras estaba de pie junto a su ‘hermana’, Sophia, en el taller de robótica Hanson, en Hong Kong.

Las dos ‘hermanas’ fueron creadas por Hanson Robotics, una empresa de ingeniería robótica con sede en Hong Kong. La mayor, Sophia, fue presentada en 2016 y fue de los primeros robots capaz de mantener una conversación con los seres humanos. Y aunque hasta ahora solo ha sido entrenada para dar respuestas coherentes sobre temas predefinidos y no ofrece una conversación inteligente, fue la encargada de informar a los periodistas sobre las novedades de las elecciones en la Asamblea de Madrid de este año.ora Grace nace con la idea de ayudar a los pacientes con coronavirus a sobrellevar la enfermedad. Con su uniforme de enfermera azul y su capacidad de interacción social, este robot busca alivianar la carga del personal de primera línea del hospital abrumado durante la pandemia, asegura el fundador, Davis Hanson.

Comentar