Al amanecer del miércoles, un conductor de una camioneta detuvo a un policía a más de 400 metros que quería evitar el control del tráfico en el departamento de Guaymallén, en la provincia de Mendoza.

El incidente ocurrió esta mañana, poco después de las 8 am, frente al Mercado Cooperativo Guaymallén en la calle Sarmiento, entre Belgrano y La Pampa. Allí, el agente realizó una inspección del vehículo con otros miembros de la unidad especial de patrulla para hacer cumplir el aislamiento social obligatorio establecido por el gobierno nacional.

La policía indicó que se detuviera una camioneta Fiat Fiorino. El conductor, acompañado por otro hombre, se detuvo y le pidió la documentación que justificaba su presencia en la vía pública. Pero le faltaba un certificado.

En cuestión de segundos, el automovilista pisó el acelerador y comenzó a toda velocidad, tirando del agente, que estaba conectado al vehículo con el chaleco antibalas. Por lo tanto, la llevó por cuatro cuadras hasta llegar al cruce entre Sarmiento y Godoy Cruz, donde el vehículo giró y el oficial cayó al suelo, tendido en el asfalto.

Los médicos del servicio de rescate coordinado se acercaron al lugar y descubrieron que la mujer uniformada, Sofía Belén Cornejo Muñoz, de 25 años, sufrió heridas leves y una crisis nerviosa. Aunque no está en peligro, fue trasladada al hospital italiano para su prevención.

Mientras tanto, los ocupantes de Fiorino continuaron huyendo. De camino a Godoy Cruz, giraron hacia la calle Rafael Obligado hasta que perdieron el control del vehículo en la esquina con Emilio Civit y se detuvieron.

El conductor, identificado como Joel Hernán Videla Dávila, de 33 años, y su compañero, Juan José Escalona Cortez, de 29, fueron arrestados y transferidos a la Estación de Policía 9, donde permanecerán arrestados, disponibles para la Oficina Fiscal N ° 9.

Al mismo tiempo, su vehículo fue secuestrado, lo que confirmó que no fue robado.

El último informe del Ministerio de Seguridad de la Nación indicó que hasta la tarde de ayer martes en todo el país habían sido controladas 1.393.914 personas, de las cuales 32.631 estaban en infracción y fueron detenidas.

Además, desde que inició la cuarentena obligatoria, el 20 de marzo pasado, 1.025.376 vehículos fueron inspeccionados en diferentes controles viales. Del total, 2.619 rodados terminaron secuestrados.

Ayer, el Gobierno adelantó que endurecerá los controles para quienes violen la cuarentena durante Semana Santa. Las fuerzas de seguridad harán más controles sorpresivos y aumentarán la vigilancia de quienes intenten irse de viaje en el feriado religioso.

Suscribete a nuestra lista de correo!