La pandemia de Covid-19 ha provocado que las autoridades de todo el mundo luchen para contener la propagación de la enfermedad.

Pero un puñado de líderes mundiales han causado controversia por sus controvertidas declaraciones, han minimizado la crisis, han proporcionado información falsa o han llevado a su propia conducta inapropiada.

Mientras que algunos líderes han cambiado su tono en las últimas semanas, otros han tenido una actitud desafiante y a veces peligrosa.

Aquí recopilamos nueve de las frases más controvertidas pronunciadas por líderes de todo el mundo.

1. «Lo tenemos bajo control»

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, casi a diario declara a la prensa desde que la pandemia comenzó a sentirse dura en su país.

Y no fueron pocas las frases controvertidas que dejó en esas ruedas de prensa: desde su defensa de un medicamento cuya eficacia no fue adecuadamente comprobada hasta su renuncia a usar la mascarilla.

Donald Trump en la Casa Blanca
Trump ha encabezado casi todas las conferencias de prensa sobre la situación del coronavirus desde la Casa Blanca.

Pero antes de esas conferencias, Trump ya venía dejando dichos polémicos, especialmente para quitarle hierro a la situación.

Así, el 22 de enero, dos días después de que se informara del primer caso de coronavirus en su país, Trump dijo en una entrevista en el canal de televisión estadounidense CNBC: «Es solo una persona que vino de China y lo tenemos bajo control. Todo va a estar bien».

Y más de dos meses después, Estados Unidos se había convertido en el país con más casos confirmados en todo el mundo.

2. «Es apenas una pequeña gripe o resfriado»

Un nutrido historial de declaraciones controvertidas no le impidió a Jair Bolsonaro convertirse en el presidente de la nación más grande de América Latina en 2018.

Pero el polémico líder ha visto su popularidad caer a medida que el covid-19 avanza en su país.

«Es apenas una pequeña gripe», dijo en televisión.

Confinados en sus hogares, el pueblo brasileño protestó en varias ciudades del país tras su polémica aparición televisiva con fuertes cacerolazos.

Brasileños
Algunos partidarios de Bolsonaro han salido a protestar contra las cuarentenas impuestas por las autoridades locales.

Se trató de una manifestación contra el controvertido manejo de la pandemia por parte de Bolsonaro y su equipo.

Además de minimizar los riesgos del virus, Bolsonaro ha burlado repetidamente las recomendaciones de distanciamiento social al mezclarse con simpatizantes.

También está ejerciendo presión para hacer que los gobiernos estatales levanten las medidas de confinamiento.

Hasta el 5 de abril, Brasil tenía más de 11.000 casos confirmados y el brote continuaba extendiéndose rápidamente.

3. «No hay virus aquí. No los has visto volar, ¿verdad?»

El presidente bielorruso, Alexander Lukashenko, es otro líder que generó asombro por su actitud frente al brote de coronavirus.

Se burló ante la sugerencia de que su país debería tratar de detener la propagación del virus, porque no lo había visto «volando».

En diálogo con un periodista de televisión en un partido de hockey sobre hielo, el presidente bielorruso afirmó que los espectadores presentes estarían bien porque el frio en el estadio evitaría la propagación del covid-19.

Lukashenko
Lukashenko participó en un partido de hockey en abril.

También ha dicho que tener miedo del virus no es «nada más que una psicosis».

El presidente parecía aconsejar ir a saunas y beber vodka como medidas para combatir el virus, pero luego se distanció de los comentarios y dijo que eran «una broma».

Bielorrusia, una nación de 10 millones de personas, había reportado 440 casos y cinco muertes hasta el 5 de abril.

4. «Si pueden hacerlo y tienen posibilidad económica, pues sigan llevando a la familia a comer a los restaurantes»

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha contradicho constantemente los consejos de varios funcionarios mexicanos de salud pública sobre la propagación del covid-19.

Además de minimizar los peligros del virus, realizó un recorrido por el país y fue visto en reuniones públicas besando a bebés y saludando a sus seguidores muy de cerca.

México aún no ha sido golpeado por el brote de la misma manera que su vecino del norte, Estados Unidos, que se ha convertido en el país con más casos en el mundo.

Hasta el 5 de abril, contaba con 2.143 casos confirmados y 94 muertes por el virus, pero los expertos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) ​​temen que el número de casos graves en el país podría llegar a los 700.000.

López Obrador
AMLO ha sido criticado por seguir celebrando actos con público en plena pandemia.

El 30 de marzo, México declaró emergencia sanitaria, pero las medidas anunciadas no incluían un confinamiento estricto como el que han anunciado la mayoría de los países latinoamericanos y las autoridades mexicanas todavía permiten reuniones de hasta 50 personas.

5. «El coronavirus es la obra de dios para castigar a los países que nos han impuesto sanciones»

El presidente de Zimbabue, Emmerson Mnangagwa, no dijo nada controvertido sobre el coronavirus, pero tuvo que intervenir ante una polémica iniciada por uno de los miembros de su gabinete.

El ministro de Defensa, Oppa Muchinguri, aseguró que la pandemia es la venganza de dios a los países occidentales que impusieron sanciones a la nación africana.

El presidente de Zimbabue, Emmerson Mnangagwa.
El presidente de Zimbabue, Emmerson Mnangagwa, tuvo que salir a aclarar las declaraciones de su ministro de Defensa.

«Las pandemias de este tipo tienen una explicación científica y no conocen límites, y como cualquier otro fenómeno natural no se puede culpar a nadie», aclaró Mnangagwa el 18 de marzo.

Zimbabue tenía solo nueve casos confirmados hasta el 3 de abril, pero se teme que la propagación del virus pueda causar estragos en este país que tiene una elevada tasa de pobreza y cuyos centros de salud están mal equipados.

6. “Trump, tú y tus pares están acusados ​​de propagar esta enfermedad. Especialmente porque la mayoría de quienes la padecen están en contra de Estados Unidos”

El influyente clérigo chií iraquí Muqtada al-Sadr ha hecho más que acusar al presidente Donald Trump de propagar el coronavirus entre los críticos de Estados Unidos.

En las últimas semanas, Al-Sadr desafió las medidas iraquíes para contener el virus y continuó celebrando oraciones en masa.

También aseguró que el covid-19 era culpa de la «legalización del matrimonio homosexual» en todo el mundo.

China e Italia, dos de los países más afectados, aún no han legalizado completamente el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Muqtada al-Sadr
El influyente clérigo chií iraquí Muqtada al-Sadr aseguró que el covid-19 era culpa de la «legalización del matrimonio homosexual».

Hasta el 2 de abril, el Ministerio de Salud de Irak había confirmado 772 casos de covid-19 y 54 muertes, pero la OMS espera que los números aumenten a medida que el número de pruebas realizadas aumente.

7. «No le dimos cierta información al público porque no queríamos despertar el pánico»

El presidente de Indonesia, Joko Widodo, admitió que retuvo deliberadamente información sobre los casos de covid-19 para que la gente no recurriera a comportamientos como las compras de pánico.

Joko Widodo
El presidente de Indonesia, Joko Widodo, reconoció que no divulgó toda la información que tenía sobre el covid-19 en el país para no generar pánico.

La nación asiática no registró un solo caso de covid-19 hasta el 2 de marzo, pero el número ahora superó los 2.200, con más de 190 muertes.

Widodo declaró la emergencia sanitaria el 31 de marzo. Los académicos de la London School of Hygiene, en Reino Unido, estimaron días antes que el número real de casos podría ser superior a 34.000.

A principios de este mes, el jefe de la Autoridad Nacional de Gestión de Desastres de Indonesia, Doni Morgado, dijo en un seminario que las bebidas a base de hierbas estaban dando inmunidad a los indonesios frente al covid-19.

8. “Estaba en un hospital la otra noche donde creo que había pacientes con coronavirus y les estaba estrechando la mano a todos”

El primer ministro británico, Boris Johnson, aseguró en una conferencia de prensa el 3 de marzo que no estaba preocupado por darle la mano a la gente en medio del avance de la pandemia de covid-19 en Reino Unido.

Su argumento era que lavarse las manos «era lo crucial».

Boris Johnson.
El primer ministro británico, Boris Johnson, está internado en cuidados intensivos en un hospital de Londres con síntomas de coronavirus. 

Más tarde se aclaró que Johnson solo se había dado la mano con el personal médico del hospital y no con pacientes, pero aún así sus comentarios generaron muchas críticas.

El primer ministro de Reino Unido dio positivo por coronavirus el 27 de marzo y este lunes fue ingresado en una unidad de cuidados intensivos en un hospital de Londres tras agudizarse los síntomas de covid-19

Compartir en Fevalike