Cuatro delincuentes murieron en manos de policía en cuatro días

0
250
loading...

En fracciones de segundo tienen que resolver sobre la vida o muerte de otros. La peligrosidad de la situación tiene que estar muy clara y los conocimientos de Derecho del policía tienen que permitirle discernir en un estado de altísima tensión. En los últimos tres días cuatro delincuentes murieron por balas policiales y hasta el momento ningún funcionario ha sido detenido y menos imputado.

¿Los policías que actuaron pueden ser imputados? ¿Alguien les ofreció asistencia psicológica? ¿Fueron amenazados por la familia de los fallecidos? ¿Se les otorgó una custodia?

Abogados defensores y fiscales consultados coinciden en que se trata de casos en los que toda la información es contundente a favor de los tres uniformados involucrados. De hecho, hay hasta registros fílmicos de los hechos. No obstante, faltan varias pericias y las investigaciones están abiertas.

Falta una hora para que termine el lunes. Paró su coche en una calle de La Blanqueada. Viene con su hijo de 13 años de edad. Esa noche le toca quedarse con su madre. De pronto, aparecen tres delincuentes con el rostro cubierto. Armas en mano, exigen que se les entregue el auto.

El hombre les tira las llaves y uno de ellos se sube al auto. En eso, le quitan el celular al adolescente. Presa del miedo, el chico sale corriendo. Las armas de los delincuentes apuntan a su cabeza y el terror se apodera del padre. Es ahí que saca su pistola y grita: “Alto, policía”. Y disparó con su Glock 9 milímetros. Mató a uno de los asaltantes, otro quedó herido y el tercero huyó en su coche.

Abrazó a su hijo y llamó al 911. Ya sabía que el chico estaba bien pero tenía claro que las próximas horas serían muy duras. Llegaron sus colegas en varios patrulleros, al igual que varias ambulancias.

Al rato arribaron los familiares del delincuente muerto. Fue necesario que intervinieran las fuerzas de choque para controlar la situación. Se sabe que muchos de ellos viven en el barrio 40 Semanas. El auto apareció incendiado en esa zona.

Por la mañana declaró en la Fiscalía de Homicidios. En la tarde comenzó a sentir miedo. Su nombre y rostro circuló por las redes sociales. Para algunos es un héroe y otros quieren tomar venganza. En el medio está su hijo y su propia vida.

Sobre el final de la tarde de ayer tomó su chaleco antibalas y se instaló cerca de su hijo para evitar que lo acosen.

El Ministerio del Interior no dispuso de una custodia o medidas de protección para el policía o su hijo. Tampoco lo hizo cuando años atrás el mismo efectivo dio muerte a dos delincuentes. En medio de un operativo se enfrentó a tiros con dos asaltantes y terminó mudándose a otro barrio por la presión que padeció su familia. Tampoco tuvo asistencia psicológica.

Suárez y Las Piedras.

Mientras tanto, el funcionario policial que mató a un rapiñero el pasado lunes en Suárez prestó declaración y está en libertad. En este caso, el efectivo llegó al área comercial de la localidad y se encontró con una banda de delincuentes con rostros cubiertos que estaban intercambiando disparos con otros policías. Enseguida recibió una lluvia de tiros de grueso calibre. Se colocó detrás de su moto y comenzó a responder al fuego. Se le trancó la pistola, pero antes logró hacer al menos 10 disparos. Ahora está siendo defendido por el abogado del sindicato policial, Washington Abdala.
El pasado sábado dos rapiñeros murieron en un enfrentamiento con un policía que en sus horas francas trabaja como reponedor en un supermercado de Las Piedras. Una banda de asaltantes ingresó al lugar a la hora 20:30. Dos encapuchados bajaron de un auto en avenida Artigas y Torres García.

Le pegaron un culatazo a un cliente en la cabeza y se llevaron unos 10 mil pesos de las cajas. En eso apareció el policía que les dio la voz de alto y recibió varios disparos como respuesta. El uniformado respondió con su arma de reglamento y le dio a los dos delincuentes.

Uno de ellos cayó gravemente herido en la vereda del negocio. El segundo, también herido, subió al auto y huyó con su cómplice. Después sería trasladado al Hospital de Las Piedras donde familiares de ambos protagonizaron incidentes.

El policía declaró y quedó emplazado. Ahora se encuentra de licencia y “reorganizando su vida”, según dijeron fuentes del sindicato policial.

Gómez: “Confianza extrema en la Policía”
Resultado de imagen para fiscal gomez uruguay
La posibilidad de que los policías disparen sus armas es un asunto difícil de manejar para los propios efectivos y de alta polémica para la población en general. Leyes, reglamentaciones complejas y una percepción de que la Justicia favorece a los delincuentes, multiplican el temor a desenfundar el arma de reglamento. Sin embargo, la realidad muestra otras caras. Ayer el fiscal de Homicidios de primer turno, Juan Gómez, aseguró que tiene una relación profesional de “extrema confianza con la Policía”. En declaraciones realizadas en la mañana a radio Sarandí, el fiscal dijo que desde el mes de noviembre del año 2017, cuando comenzó a ejercer el cargo, hasta la actualidad, no hay un solo caso que un policía haya tenido problemas con la Fiscalía de Homicidios por actuar en defensa de la ciudadanía o de su persona. Recordó que el único funcionario policial que imputó hasta el momento fue una mujer policía que, en medio de una persecución a un delincuente, disparó sobre un turista que se encontraba en un edificio detrás de un ventanal.

“Cuando dicen que la Policía está con las manos atadas, yo les pido que me digan un solo caso en que desde noviembre de 2017 un policía haya tenido problemas con la Fiscalía de Homicidios, que es lo que me corresponde”, aseveró el fiscal Gómez.

Con respecto al caso del policía que fue asaltado para robarle el auto, Gómez dijo que el efectivo “en principio está legitimado por la ley para actuar de determinada manera”.

El Pais
loading...

Dejar respuesta



Please enter your comment!
Please enter your name here