De León bajo sospecha por sobreprecio de planta de bioetanol de ALUR

100

El Tribunal de Conducta del Frente Amplio sigue de cerca las denuncias contra el senador Leonardo De león por su gestión como presidente de ALUR, la empresa subsidiaria de Ancap, informa El Observador en base a fuentes políticas.

Juan Castillo, secretario general del Partido comunista, dijo que De Leóndebería comparecer voluntariamente.

Castillo reveló que tuvo contacto con el senador de Compromiso Frenteamplista y lo notó “muy tranquilo”

Al igual que en el Caso sendic, también la Junta de Transparencia y Ética pública -un órgano independiente- se apresta a iniciar una investigación.

Se comploca la situación de De León, mano derecha de Raúl Fernando Sendic desde la fundación de la Lista 711.

En la víspera, el Partido Independiente presentó una denuncia penal que pasó a engrosar el cúmulo de denuncia por irregularidades en Ancap, y que involucran los gastos con tarjeta corporativa de De León en sus viajes al exterior.

El senador Pablo Mieres quiere demostrar que muchos de los viajes del expresidente de ALUR estaban reforzados con viáticos, hubo gastos con tarjetas corporativas de Ancap y sin embargo no coincidían con la agenda oficial de misiones de la empresa.

A través de su abogado, Ignacio Durán, De León trasmitió su voluntad de concurrir a la justicia sin sus fueros parlamentarios.

Mientras tanto las denuncias se multiplican. Ante Crimen Organizado, el senador ya respondió por escrito -una potestad que le dan los fueros- por la sospecha de sobreprecios pagados por ALUR en la construcción de una planta de bioetanol en Paysandú.

La obra fue concedida a la empresa Abengoa. De León reconoció que visitó las instalaciones de la empresa en España antes de otorgar la licitación. Este punto había sido objetado por Serrana Bioenergía, otra empresa que participó del proceso de adjudicación.

Te puede interesar  Fiscal investiga bienes de Sendic y De León

Según El País, el oferente dijo que el llamado estuvo digitado para la multinacional española.

La construcción de la planta costó 150 millones de dólares.

Según Serrana Bioenergía, el presupuesto debió haber sido de 40 millones de dólares.