La investigación identificó a un hombre de 43 años residente en Bella Unión, quien compraba los vehículos a un fabricante en Porto Alegre y era responsable de coordinar la entrega en la localidad de Quaraí. De allí ingresó a Uruguay y los vendió a particulares, la mayoría de los cuales vivían en las zonas rurales del departamento.

Posteriormente, durante el continuo control de tránsito en rutas nacionales, se recuperaron 11 vehículos vendidos por el sospechoso, algunos por requisitoria por hurto o apropiación indebida al tratarse de vehículos de alquiler que no fueron entregados. El precio de los vehículos vendidos en Uruguay estaban entre 100.000 y 200.000 pesos.

Tras allanar su domicilio fue detenido y se incautaron dos Tablet, dos celulares, documentación de diez vehículos brasileños y cartas poder.

Jueces de primera instancia de Artigas condenó al investigado por reiterados delitos de contrabando y receptación en régimen de reiteración real entre sí a la pena de tres años de cárcel que cumplirá en una año de prisión electiva y dos años de libertad a prueba.

Comentar