Día de la Mujer | Argentina: Karina Abregú pasó por más de 50 operaciones tras un brutal intento de feminicidio | TESTIMONIO | VIDEO | Mundo | Latinoamérica

272

Buenos Aires. El 1 de enero de 2014 y después de haber hecho unas 20 denuncias por violencia contra quien entonces era su marido, Karina Abregú sufrió un intento de femicidio: Gustavo Javier Albornoz la roció con alcohol y la prendió fuego. Ella se salvó tirándose a la pileta y él fue condenado a 11 años de cárcel.

Karina pasó por más de 50 operaciones y estuvo ocho meses internada. El 55% de su cuerpo estaba quemado. Durante los más de dos años que antecedieron al juicio, Albornoz siguió libre y amenazándola.

►Día de la Mujer: Música, premios y huelgas para reivindicar la igualdad de género

También te puede interesar  Nicaragua: Usan procesiones del Viernes Santo para protestar contra Daniel Ortega | FOTOS El Comercio | Mundo | Latinoamérica

►Día de la Mujer: ¿Por qué se conmemora el 8 de marzo?

►Melania Trump premió a fiscal peruana Flor de María Vega en la gala «Mujeres Valientes»

«Él creía que yo era solo de él e iba a ser siempre de él. Nunca me voy a olvidar lo que me dijo cuando me roció con alcohol: que si me mataba, mejor, y que si vivía, iba a ser un monstruo y no me iba a querer nadie», cuenta Karina (44), que vive en Merlo, en Buenos Aires (Argentina).

Cuando le dieron el alta se encontró con todos los espejos de su casa cubiertos. «Al principio, me tapaba entera por más que hicieran 50 grados. Hace un poco más de un año que me muestro tal cual como estoy ahora. No me importan las miradas», sostiene. Aunque sigue luchando para salir adelante.

También te puede interesar  Precio de la gasolina en México de este 12 de abril de 2019 | Mundo | México

Hace casi tres años fue mamá por tercera vez. Su sueño es conseguir un trabajo: «Vivo de una pensión provisoria por incapacidad de 6800 pesos y el municipio me ayuda con una bolsa de alimentos y pañales para mi bebé. Pero lo que yo necesito y pido todo el tiempo es poder trabajar».

Y concluye: «Siempre les digo a las mujeres: no esperen para buscar ayuda. Ya no están solas. En la época en que yo recibí mi primer golpe, no fui escuchada».

Fuente: La Nación de Argentina