A nivel mundial, alrededor de 50 millones de personas padecen demencia y hay casi 10 millones de casos nuevos cada año, según la Organización Mundial de la Salud.
Un importante estudio de 30 años de University College London llegó a una conclusión clara: aquellos que no duermen regularmente durante al menos seis horas tienen casi un tercio más de probabilidades de desarrollar demencia que aquellos que duermen una cantidad normal. Por lo tanto, no dormir lo suficiente puede aumentar el riesgo de desarrollar demencia.

La investigación utilizó datos de 7959 adultos del Reino Unido, con un seguimiento de 1985 a 2015, lo que permitió a los investigadores medir la duración del sueño a las edades de 50, 60 y 70 años.

Las personas que durmieron 7 horas o más tuvieron la menor incidencia de demencia y no hubo evidencia clara de un vínculo entre la duración del sueño más prolongada de lo normal y la demencia.

Cabe aclarar que estudios como este son solo observación, lo que significa que el vínculo descubierto es solo una correlación entre el sueño corto y un mayor riesgo, no un mecanismo causal.

«Se necesitarán más estudios, que incluyan a más personas con sueño prolongado, para comprender el papel de la duración del sueño en el riesgo de demencia», dicen los autores, que publican sus resultados en la revista Nature.

COMPARTIR EN FEVALIKE