Foto FocoUy

Luis Alberto Lacalle Pou, el nuevo presidente de Uruguay, llega el 1 de marzo, un automóvil Ford V8 de 1937 perteneciente a su abuelo paterno Albert Albert de Herrera para pararse entre el palacio legislativo, donde juró frente a la Asamblea General y la Plaza Independencia, donde recibe la cinta del actual presidente, Tabaré Vázquez.

Ese vehículo también es el mismo que usó su padre, Luis Alberto Lacalle Herrera, cuando asumió el cargo de presidente de Uruguay en 1990.

A lo largo de la campaña electoral, Lacalle Pou circuló en un camión Toyota SW4 que lo condujo a través de los 19 departamentos del país, similar a lo que sucedió hace mucho tiempo con su abuelo, una de las figuras históricas más importantes de la Historia Nacional, tanto que dio paso al «herrerismo». como corriente en la formación «blanca».

El presidente electo se trasladó desde el congreso de Uruguay hasta la Plaza Independencia (Foto: AFP)
El presidente electo se trasladó desde el congreso de Uruguay hasta la Plaza Independencia (Foto: AFP)

Herrera, quien entre 1925 y 1927 se unió a la Junta Nacional de Directorios, un organismo que trabajaba en paralelo con el Poder Ejecutivo, poseía un Ford V8 de 1937 con 85 caballos de fuerza, donde se movía a todas partes.

Según la agencia de EFE, Luis Alberto Lacalle Herrera, su abuelo usó ese automóvil hasta que murió y trabajaría con él cuando fue asesor gubernamental entre 1955 y 1959.

«A veces iba en la dirección opuesta», dijo el padre del presidente electo, quien también recuerda que los viajes de su abuelo en el automóvil fueron algo folklóricos en Montevideo y cuando la gente lo vio pasar, inmediatamente exclamó: «Ahí va él Herrera! »

El Ford V8 elegido por Lacalle Pou, horas antes de la ceremonia
El Ford V8 elegido por Lacalle Pou, horas antes de la ceremonia

Ahora, quien se subirá al viejo automóvil verde de fabricación estadounidense para dar su primer paseo como presidente, cargo que ya conoce por tradición familiar y en el que intentará seguir los pasos de su antepasados será Lacalle Pou, el mismo que inaugurará en el Ejecutivo uruguayo una era hasta ahora desconocida.

Elegir autos clásicos, y con un marcado simbolismo, es ya una tradición en la asunción de los presidentes uruguayos.

El mandatario saliente Vázquez había iniciado su último mandato manejando una camioneta Fordson de 1951, comprada tras graduarse de médico, como recordó la BBC.

La asunción de Tabaré Vázquez en 2015, a bordo de una camioneta Fordson modelo 1951 (AFP)
La asunción de Tabaré Vázquez en 2015, a bordo de una camioneta Fordson modelo 1951 (AFP)

Mientras que para su primer período como jefe de Estado, iniciado en 2005, el socialista eligió una camioneta de la empresa india Mahindra, pero fabricada en Uruguay.

En tanto José “Pepe» Mujica, de su mismo partido, asumió en 2010 a bordo de una camioneta FAW, fabricante chino con importante presencia en Uruguay, dotada de un motor eléctrico de fabricación uruguaya.

Compartir en Fevalike