El candidato kirchnerista Alberto Fernández ganó este domingo en las elecciones primarias para la presidencia de Argentina.

Fernández, cuya fórmula vicepresidencial es la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, superó al candidato Mauricio Macri, actual presidente.

Con el 86% de los votos contados, Fernández recibió el 47.4% de los votos, mientras que Macri recibió el 32.3%.

Este resultado complica las aspiraciones de Macri para la reelección el próximo octubre.

“Hemos tenido una mala elección y nos obligará a redoblar nuestros esfuerzos mañana para que en octubre recibamos el apoyo necesario para continuar con el cambio”, dijo Macri, reconociendo su derrota antes de que se conocieran los primeros resultados preliminares.

Por su parte, el candidato Fernández celebró su victoria.

“Argentina está dando a luz a otro país y en ese país el único trabajo que tenemos Cristina y yo es que los argentinos recuperen la felicidad que han perdido”, dijo Fernández a sus seguidores.

En la Primaria Abierta Simultánea y Obligatoria (STEP), aproximadamente 33.8 millones de ciudadanos fueron llamados a elegir cuál de las diez fórmulas presidenciales presentadas por las coaliciones políticas posibles para los generales el 27 de octubre.

Alrededor del 75% de los votantes acudieron a las urnas según datos oficiales.

Fernández lideró las últimas encuestas.

El candidato fue una sorpresa para el movimiento peronista porque se esperaba que Cristina Fernández de Kirchner, que ya era presidenta entre 2007 y 2015, volviera a postularse.

Sin embargo, su nominación se vengó por haber estado involucrada en una docena de investigaciones de corrupción, la primera de las cuales ya estaba en juicio.

El sufragio implementará el proyecto de ley final a partir del próximo martes, y es la revisión la que tiene validez legal.

Las diez listas de candidatos a presidente y vicepresidente, así como las que se postulan para cargos parlamentarios nacionales (en la mitad de la Cámara de octubre y un tercio del Senado serán renovadas) deben recibir más del 1,5% de los votos en estas elecciones. competir en los generales.

¿Por qué son importantes estas elecciones?

Los orígenes se consideran una especie de radiografía de lo que podría suceder en las elecciones generales de octubre, después de que la crisis económica golpeara la imagen de Macri el año pasado y reviviera el peronismo en la oposición.

Según los analistas, si la diferencia entre los candidatos es muy grande, sería difícil revertir los resultados en dos meses.

Los resultados de este domingo también pueden afectar a los mercados.

“Sin duda que habrá una reacción económica el lunes, más aún dado que el peso se devaluó en las semanas previas a las elecciones por la guerra comercial entre China y Estados Unidos”, dijo el analista Facundo Cruz a BBC Mundo.

Por su parte, Juan Germano, jefe de Isonomía Consultores, afirma que con este escenario “se probará la potencia de fuego del gobierno para tratar de controlar el dólar, con los fondos proporcionados por el FMI, lo que le permitió intervenir en el mercado”.

¿Cuáles son los desafíos más importantes?
El aumento de la inflación, el desempleo y la pobreza es el talón de Aquiles del gobierno actual.

Macri, por su parte, está decidida a probarse a sí misma como una fuerza impulsora de la apertura y las obras públicas.

Argentina se encuentra actualmente en recesión y registró una inflación del 22% durante la primera mitad del año, una de las más altas del mundo.

La pobreza afecta actualmente al 32% de la población.

Con el apoyo del Fondo Monetario Internacional y un préstamo de rescate de US $ 56,000 millones, Macri ha lanzado un plan de ajuste que es profundamente impopular.

¿Cuáles son las propuestas de los candidatos?
Si bien el actual presidente propone avanzar con la apertura de la economía y el ajuste estatal, Fernández tiende a una importante intervención estatal para impulsar el mercado interno y aumentar la actividad.

¿Qué pasa en octubre?

La mayoría de los partidos ya han definido a sus principales candidatos antes de los estrenos, que competirán por la presidencia en las elecciones generales del 27 de octubre.

Si ninguno de los solicitantes recibe más del 45% de los votos o el 40% de los votos y una diferencia del 10% en la segunda, deben pasar a una segunda ronda que tendrá lugar el 24 de noviembre.