Los primeros en ingresar a la sala fueron el ministro de Ganadería, Enzo Benech, y el director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto, Álvaro García, para informar la ampliación del beneficio del IVA a los productores rurales y un préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo a OSE. Unos minutos después entraron el secretario y el prosecretario de la Presidencia, Miguel Ángel Toma y Juan Andrés Roballo, para anunciar que Uruguay había ganado dos juicios internacionales contra la tecnológica estadounidense Italba y contra la distribuidora de gas brasileña Conecta. Como sucede siempre luego de los Consejos de Ministros de cada lunes, se designa a ciertos participantes para comunicar en conferencia de prensa algunos de los temas que se discutieron. Pero en este caso ni los juicios internacionales ni los beneficios a los productores fueron los puntos más importantes que se debatieron un rato antes.

En el piso 11 de la Torre Ejecutiva Eduardo Bonomi había presentado al presidente y al resto del gabinete las cifras de los delitos correspondientes al año pasado. Con gráficas similares a las que mostraría luego a los medios de comunicación en el Ministerio del Interior, Bonomi repasó homicidios, rapiñas y hurtos en el país en 2018, comparándolos con los mismos guarismos de 2017: un aumento del 45,8%, 53,8% y 25,6%, respectivamente. En el caso de los homicidios atribuyó la cifra a un incremento en la contratación de sicarios, dijeron a Búsqueda participantes en la reunión. A nivel general responsabilizó de la situación al “factor noviembre”, que refiere a la aprobación del nuevo Código del Proceso Penal en ese mes de 2017.

Aunque el gobierno esperaba registros récord, los sorprendió la magnitud. El propio Bonomi lo admitió en la tarde del mismo lunes 25. “Los números crudos nos alarmaban y de alguna manera estábamos buscando medidas para trabajarlos este año priorizando esa situación”, argumentó para explicar por qué su cartera demoró 84 días para dar los datos desde que finalizó diciembre, cuando en cada semestre de los últimos tres años los mismos datos se presentaron en promedio 26 días después. Fuentes del Ministerio señalaron que, debido al alto incremento de los delitos, las autoridades decidieron revisar, analizar y evaluar los registros repetidamente para asegurarse de que ningún error se hubiera cometido en la medición.

“Hace ya bastante tiempo que estábamos diciendo que en el año 2018 hubo un aumento de los delitos y demoramos en la presentación por esas razones”, señaló Bonomi, quien mencionó como la otra causa un desajuste entre los datos de homicidios que tenían el Observatorio de Criminalidad y Violencia y la Policía Nacional.

A lo largo del año pasado, en las reuniones con su gabinete Bonomi monitoreó el aumento de los delitos. También lo hizo el director nacional de la Policía, Mario Layera, con los directores nacionales de las distintas reparticiones de la institución. Esperaban que los homicidios se acercaran a los 400, una aproximación de la que el presidente Tabaré Vázquez estaba al tanto el viernes 1º cuando realizó una rendición de cuentas de su gestión en el Antel Arena.

Con ese número en mente, presidente y ministro coincidieron en cómo defender públicamente la política en seguridad pública de este gobierno. “Nosotros medimos los resultados también con lo que se ha logrado evitar con lo que se ha hecho. Y eso tiene muchísimo que ver con los cambios producidos en la Policía. Nosotros nos preguntamos con la evolución del comportamiento de los delincuentes, ¿qué hubiera pasado si no se hubieran hecho cambios sustanciales en la Policía?, ¿qué es lo que hubiera pasado?”, dijo Bonomi el lunes 25.

Conflicto criminal

Como sucede semanas después de cada semestre, el lunes 25 el Observatorio de Criminalidad y Violencia del Ministerio del Interior publicó los datos sobre delitos, en este caso correspondientes al año cerrado 2018. Según indicaron fuentes oficiales, algunos ministros se molestaron con Bonomi al considerar que su cartera no tuvo la suficiente “planificación estratégica” para anunciar cifras tan sensibles a la opinión pública en plena campaña electoral, al presentarlas en una esperada conferencia de prensa con el ministro y Layera a la cabeza.

Los resultados mostraron que en 2018 hubo 414 homicidios (223 en Montevideo y 191 en el interior), un incremento del 45,8% respecto al 2017. En la misma línea de lo que Bonomi transmitió en la mañana a Vázquez sobre los sicarios, Layera indicó que este crecimiento se debe especialmente a problemas entre delincuentes, ya que los homicidios derivados de una rapiña o delitos similares se mantuvieron estables.

Ambos jerarcas también mencionaron al nuevo Código del Proceso Penal como un factor de relevancia, entre otras cosas por la reincidencia en la conducta delictiva, especialmente la rapiña, a partir de noviembre de 2017.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí