La audiencia de formalización por el crimen de Rogelio Souza no terminó bien. Durante la formalización, sobre el final de la audiencia, hubo insultos, golpes de puños y agresiones.

Cuando solo quedaba dirimir si serían enviados a prisión preventiva por 120 o por 180 días los periodistas salieron de la sala para preparar los equipos para grabar la nota con el fiscal Juan Gómez. Fue en ese momento que se comenzaron a sentir gritos, insultos y golpes dentro de la sala. Incluso una periodista fue golpeada, aunque como el hecho fue confuso no se sabe por quién.

Eran cinco las personas detenidas, de las cuales cuatro se presumía que habían estado en el momento del atraco. Uno de ellos recuperó la libertad y los otros tres van a prisión preventiva por 180 días acusados por homicidio muy especialmente agravado. El restante detenido es un trabajador de la bebida, compañero del policía asesinado, que fue quien vendió el robo.

Durante la audiencia se revelaron algunos detalles del acuerdo que había hecho quien vendió el robo con quienes efectivamente lo llevaron adelante. Si robaban más de 300 mil pesos, él se quedaría con 50 mil. Si robaban menos, se quedaría como 30 mil pesos. El resto se lo repartirían entre los tres delincuentes que participaron de la rapiña. Hay testigos protegidos que reconocieron a los delincuentes, pero además hay evidencia contundente que los sitúa como los autores del crimen. Una de ellas fue la incautación de las armas, que según las pericias son las que efectivamente se usaron en el robo.

En la audiencia estuvo presente la esposa de Rogelio Souza, compañeros policías y algunos otros allegados al hombre asesinado. Además había familiares de los investigados como autores del crimen. Cada uno de los detenidos tenía una custodia particular, como así también lo tenían la jueza y el fiscal.

Tras la audiencia, el fiscal Juan Gómez relató cómo transcurrió la audiencia:

Es un caso que realmente conmociona a cualquiera persona bien nacida. Estoy emocionado, el hecho de que haya familia de un lado y del otro, que uno deba escuchar alegatos legítimos de las defensas pero que no tienen sentido… Como en este caso que se tuvo la prolijidad de reunir todas las evidencias posibles, desde las armas utilizadas con la pericia de Policía Científica que indican que fueron las que dieron muerte a la víctima, las camperas utilizadas, los relatos de dos los de los imputados admitiendo el hecho, contando desde que momento concertaron el hecho. Es una suma de elementos que llevar a cualquiera persona bien nacida muchas veces hasta emocionarse. 

Gómez también por qué se dieron los hechos de violencia:

Lo que sucedió fue un intento de agresión. Uno de los imputados fue agredido por los otros tres imputados, el agredido es el que trabajaba con la víctima. Dentro de la miseria de su conducta, hizo un relato acabo de lo que había realizado. 

El fiscal Juan Gómez se emocionó dentro de la audiencia: “Estoy atribuyendo a un compañero de la víctima el hecho de haber participado de su muerte, de la muerte de un trabajador. Eso mueve a la reflexión y la emoción”, dijo.

Se conoció a través del relato del imputado que era compañero de Souza que se hizo pasar por otra víctima del asalto. “Planificaron inclusive en el momento que lo traerían a punta de pistola para que ayudara a abrir el cofre del camión. Es todo un relato que coincide plenamente con las evidencias logradas por la Fiscalía”, explicó Gómez. El imputado dijo que nunca pensó “que llegaran a tanto”.

Gómez relató que a Souza le dispararon de dos lados. “En realidad lo ejecutaron”, sentenció.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí