Escribe, Mariela Salas Saucedo

El protocolo desarrollado por el Ministerio de Salud, basado en una directiva de la Organización Mundial de la Salud (OMS), establece que cualquier persona que llegue a Uruguay con síntomas de coronavirus puede recibir atención del proveedor de atención médica que le corresponda, si tiene uno.

Si no hay un servicio de atención o si el proveedor privado se niega a recibirlo, el paciente será derivado al hospital de la policía, que ya tiene un piso especialmente acondicionado para casos sospechosos de esta enfermedad. Hay habitaciones preparadas para atender a posibles pacientes.

Las recomendaciones del Ministerio de Salud estipulan que el paciente debe ser admitido en una habitación individual, con ventilación adecuada o incluso en una sala de aislamiento.

También está previsto reducir el número de visitas y utilizar el personal mínimo requerido para reducir el riesgo de infección.

Se debe mantener un registro detallado de todas las personas que ingresan a la habitación del paciente, incluidos el personal y los visitantes. También se observa que es necesario evitar trasladar al paciente a otras habitaciones.

El protocolo a su vez enfatiza la higiene del material médico y la eliminación adecuada de los implementos en contacto con el paciente.

La notificación antes de todos los casos sospechosos de coronavirus debe hacerse dentro de las primeras 24 horas de la detección y se informará al Departamento de Vigilancia Epidemiológica del Ministerio de Salud Pública.

El lunes, la OMS advirtió sobre una posible «pandemia global», mientras que las autoridades sanitarias uruguayas inspeccionaron un barco que llegaba de China bajo sospecha de que un miembro de la tripulación tenía tos y otros síntomas.

Compartir en Fevalike