Alrededor de las 9:30 a.m. del lunes, el presidente de la República, Luis Lacalle Pou, fue vacunado contra el COVID-19 en el Hospital Maciel.
El presidente recibió la primera dosis de Coronavac 
del Laboratorio Sinovac China y la segunda dosis se aplicará el 26 de abril.

Antes de ingresar al centro de vacunación, el jefe de Estado se tomó una selfie, firmó una pancarta y recibió una carta de un niño.

Además, Lacalle Pou recibió dos documentos con propuestas de trabajadores de Maciel y otros funcionarios de salud.

Luego de la vacunación, el mandatario explicó que el proceso de vacunación se marcó con la llegada de la vacuna y señaló que el gobierno está trabajando para que todo el que reciba la primera dosis reciba la segunda en el tiempo asignado.

Lacalle Pou admite que el país se encuentra en un período «muy complicado» de la pandemia con un nivel muy alto de ocupación de camas de CTI.

«La primera forma de lidiar con eso es agregar una cama, pero el comportamiento que tenga hoy determinará lo que sucederá en 15 días», dijo.

En esa línea, advirtió que si la población continúa sin respetar las medidas sanitarias las camas no serán suficientes dado que escasearán los recursos humanos para atenderlas.

Por otro lado, el mandatario instó a la ciudadanía a vacunarse y argumentó que las medidas anunciadas serían suficientes si iban acompañadas de «comportamientos personales».

«Esperemos que las medidas que fueron tomadas dentro de diez días tengamos reducción de la movilidad y que los contagios no presionen los CTI (…) pero si se sigue tirando de la piolita, si seguimos tomando medidas, lo que se va a pedir es la cuarentena obligatoria, pero el gobierno no va a establecer la cuarentena obligatoria, porque no cree en un estado policíaco ni cree en aplicar medidas prontas de seguridad», puntualizó.

MERCOSUR: Consultado por el cruce con su par argentino Alberto Fernández, en la cumbre del Mercosur, Lacalle Pou prefirió no realizar ningún comentario aunque volvió a insistir en la necesidad de que el bloque «no sea un lastre» para ningún país y que todos las naciones puedan ser relevantes en el comercio internacional.

«Que los uruguayos, argentinos, brasileños, paraguayos digna ‘nosotros podemos ser importantes en el concierto mundial’ por temas ambientales, de producción de alimentos, de recursos humanos (…) vamos al mundo, hoy somos la quinta región más proteccionista del mundo y miramos a los monstros asiáticos, generando más mercados, consumiendo lo que se produce en la región. Entonces, parece lógico, que para el progreso de nuestros pueblos, para que haya inversión y trabajo, nos abramos al mundo», manifestó.

En ese aspecto, el mandatario explicó que si algún país del bloque entiende que no le conviene «abrirse al mundo» se respetará, pero se pedirá que «flexibilizar el Mercosur» para avanzar a distintas velocidades.

«Las relaciones dentro del bloque tienen que ser de complementación (…) por eso no puede ser ni Uruguay contra Argentina, ni Uruguay contra Brasil, ni Uruguay contra Paraguay, veamos en que estamos de acuerdo y avancemos», agregó.

Comentar
vacuno-contra-el-covid-19/" data-order-by="social" data-numposts="10" data-width="100%" style="display:block;">