En la tarde de ayer tuvo lugar un importante movimiento de los pescadores de Salto contra lo que ellos entienden como una depredación en el río Uruguay, particularmente del dorado.

Con pancartas coreando «el río se está muriendo» y con las barcas a la espalda, los pescadores de las costas salteñas han pedido la intervención de las autoridades nacionales para acabar con el arrastre de mercancías. cien tiburones. – una especie protegida que comienza a cerrarse en septiembre – luego termina en la nevera.

“Queremos que nos escuchen, que hagan algo. El río debe estar protegido. Nuestros hijos no conocerán la naturaleza si dejamos que suceda «, dijo a El País Matías Jardim, uno de los organizadores de la marcha.

También comentó que recibieron el apoyo de los guías de pesca de la ciudad de Concordia, ya que el problema del río Uruguay se trasladó a los pescadores argentinos compartiendo la corriente.

Alertados por la movilización de pescadores salteños, el presidente de la Comisión Administrativa del Río Uruguay (CARU), Mario Ayala, y el titular de la Dirección Nacional de Pesca (Dinara), Jaime Coronel, se trasladaron a Salto para reunirse con el gobierno local y averigua la situación pesquera en el departamento.

“Me gustaría aclarar que existen medidas de control en el río Uruguay para estas especies. Pero lo que pasa es que hay situaciones como la ubicación de las redes que han sido reportadas (por pescadores locales) y vamos a evaluar para ver si necesitamos arreglarlas o tenemos que seguir adelante. hacia adelante ”, dijo Coronal. Hay mucha gente de diferentes partes del continente y especialmente de Estados Unidos que vienen a participar en la pesca del dorado en la zona de Salto Grande. Para crear condiciones favorables para esta actividad, hay guías que trabajan como pescadores, pero tienen que devolver un pedazo de arroz y ropa.

Comentar