Elecciones generales en España 2019 EN VIVO resultados: El PSOE de Pedro Sánchez gana las elecciones y Vox, de Santiago Abascal, es la quinta fuerza | EN DIRECTO | MINUTO A MINUTO El Comercio | Mundo | Europa

162

Madrid. El Partido Socialista Obrero Español (PSOE), liderado por Pedro Sánchez, ganó las elecciones generales en España con un 28,68% de los votos, que le otorgan 123 escaños de los 350 que forman el Parlamento, por lo que deberá pactar para gobernar, cuando se ha escrutado el 99,99% de los votos.

MIRA ACÁ LA TRANSMISIÓN EN VIVO:

El PSOE, que tenía 84 diputados en el Congreso en la anterior legislatura, «ha ganado las elecciones» celebradas este domingo, anunció la ministra portavoz, la socialista Isabel Celaá, en una conferencia de prensa.

Además, los socialistas se han asegurado la mayoría absoluta en en Senado.

El PP, que tenía 137 parlamentarios, obtuvo el 16,70% de los votos y 66 diputados, mientras que el liberal Ciudadanos (C’s) se le acerca peligrosamente con el 15,86% y 57 legisladores (antes 32).

► ¿Por qué la extrema derecha ha avanzado tan rápido en España?

► Vox, el partido político español más temido por el resto de rivales

► Santiago Abascal, el líder de Vox que quiere dar un batacazo electoral en España

La coalición izquierdista Unidas Podemos (UP) obtiene el 14,31 de los sufragios, con 42 diputados, una caída frente los 71 con que contaba hasta ahora.

La coalición izquierdista Unidas Podemos y sus aliados catalanes agrupan el 14,31% del voto y obtienen 42 legisladores.

El ultraderechista Vox irrumpe con fuerza en el Parlamento con 24 escaños gracias al 10,26% de votos a escala nacional.

El partido catalán ERC, independentista de izquierda, aumenta hasta el 3,89% de los votos y 15 diputados, frente a los 9 que tenía hasta ahora.

Estas elecciones registraron un importante aumento de la participación que fue del 75,75 % -según datos al 99,99% -, frente al 66,48 % de los anteriores comicios, de junio del 2016.

Con estos resultados, Sánchez podría lograr una mayoría de Gobierno (176 escaños) que reúna a UP, los nacionalistas vascos del PNV (6 diputados) y algunos partidos de izquierda de menor entidad.

–Sánchez de abre a los pactos–

En una primera reacción, Pedro Sánchez, proclamó la victoria de su partido y se mostró dispuesto a pactar con todas las fuerzas políticas, mientras sus seguidores le reclamaban acercarse a la izquierda.

En una alocución desde la sede del PSOE, en la mítica calle Ferraz de Madrid, Sánchez celebró la victoria ante un millar de militantes, a quienes destacó que este triunfo significa que «ha ganado el futuro y ha perdido el pasado».

Así, tendió su mano «a todos los grupos para gobernar dentro de la Constitución».

Ante estas palabras, sus seguidores corearon de forma repetida: «Con Rivera no» y «no es no», en alusión a Albert Rivera, líder del partido liberal Ciudadanos.

En definitiva, el PP y Ciudadanos ha sido la clara oposición a los socialistas durante el Gobierno de Sánchez.

«Creo que ha quedado bastante claro», respondió Sánchez a los militantes socialistas que invadían la calle Ferraz, flanqueado por por su equipo de confianza, en el que se encontraba su vicepresidenta Carmen Calvo, quien lucía una camiseta llamativa con el lema «Yes, I am a feminist», en una clara alusión a la defensa de la lucha feminista en España.

También te puede interesar  Precio de la gasolina en México de este viernes 29 de marzo de 2019 | Mundo | México

Ante su respuesta, sus seguidores gritaron de nuevo al unísono: «no pasarán», en este caso en alusión a los tres partidos en los que se ha partido la derecha en España: el Partido Popular, Ciudadanos y el ultra Vox.

«Los españoles quieren claramente que el Partido Socialista Obrero Español gobierne y lidere el país durante los próximos cuatro años», anunció a continuación un eufórico Sánchez.

Y agregó: «se trataba de ganar las elecciones y de gobernar, hemos ganado las elecciones y vamos a gobernar España», y se hará – anunció – «en defensa de la democracia», también «de los derechos y libertades que hemos logrado en los últimos cuarenta años».

Para concluir, el ahora presidente del Gobierno español en funciones rechazó de manera firme «el autoritarismo y la involución».

Casi 37 millones de personas estaban llamados a votar en las decimoterceras elecciones generales de la actual etapa democrática en España, entre ellas por primera vez 1,15 millones de jóvenes y otras 100.000 personas con discapacidad intelectual, enfermedad mental o deterioro cognitivo.

España

A dos horas del cierre, la participación en las elecciones en España se situó en un 60,75%, lo que supone 9,49 puntos más que los anteriores comicios del 2016. (Foto y video: AFP).

«Es un escenario que obliga a nuestros políticos a pactar y dialogar de confirmarse los datos del sondeo», dijo en la televisión pública Narciso Michavila, jefe de GAD3. «Los grandes bloques ya están trazados», añadió.

«Parece que no pueda haber una mayoría alternativa a Pedro Sánchez», según las encuestas, indicó a la espera de los resultados José Manuel Villegas, número 2 del partido de centroderecha liberal Ciudadanos.

Pedro Sánchez, jefe de un gobierno minoritario desde junio, pidió este domingo después de votar «una mayoría parlamentaria lo suficientemente amplia que permita cuatro años de estabilidad», después de «muchos años de inestabilidad».

Pero se enfrentaba a tres partidos que ya le arrebataron la región de Andalucía, el gran feudo histórico del socialismo hasta hace poco: los liberales de Ciudadanos, el conservador Partido Popular (PP) y la extrema derecha de Vox.

«Por supuesto voy a votar a Vox. Este país necesita un cambio profundo. Los otros llevan 40 años gobernando aquí», dijo a la AFP en Madrid el valenciano Valentino López, empleado en una empresa de cerámica de 51 años. «Los medios nos llaman la ultraderecha, eso es mentira», aseveró.

El líder de la oposición conservadora, Pablo Casado, del PP, dijo estar abierto a gobernar con Ciudadanos y Vox, un partido fundado hace cinco años y que lleva meses llenando auditorios en sus mítines por toda España.

Por su lado, Sánchez llamó a la movilización de su electorado ante el «peligro» de una alianza mayoritaria con la extrema derecha.

Sánchez «me parece una opción moderada. No lo ha hecho demasiado mal estos últimos meses», dijo en un colegio de Madrid Carlos González, jubilado de la construcción.

En Barcelona, Victoria Gracia, de 59 años, dijo haber votado a Podemos «para que pacten con el PSOE y lo mantengan a raya», y porque siente «repelús» (temor) de pensar en un ejecutivo de derecha.

Pese a la lógica de bloques dominante, subsiste una posibilidad intermedia, no desmentida por el dirigente socialista: la de entenderse con Ciudadanos, liderado por Albert Rivera, en caso de ser la única mayoría de gobierno posible.

Esto le evitaría a Sánchez tener que apoyarse en los partidos separatistas catalanes, que a cambio le piden algo a lo que él se opone firmemente: un referéndum de autodeterminación.

–Los rivales de Sánchez–

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, dijo a la prensa que hacía falta una gran participación para cambiar el gobierno y “abrir una nueva era”.

Pablo Casado, que asumió hace poco el mando del conservador PP y lo ha llevado hacia la derecha en un intento de frenar la fuga de votos a Vox, dijo que eran las elecciones “más decisivas” del país en los últimos años.

También el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, hizo hincapié en la importancia de votar el domingo.

“Mi sensación es que en España hay una amplia mayoría progresista y cuando hay participación alta eso queda claro de forma muy clara”, dijo Iglesias.

Por su parte, el líder de Vox, Santiago Abascal, que ha movido las mayores multitudes durante la campaña, dijo a la prensa en Madrid que “millones de españoles van a votar con esperanza, van a hacerlo sin miedo a nada ni a nadie”.

______________________________________________________

Estas son las cinco cosas que hay que saber de España antes de las elecciones anticipadas:

1.- Riesgo de inestabilidad política crónica –

Es la tercera vez en tres años y medio que los españoles van a las urnas, y el riesgo de un bloqueo político sigue siendo alto.

Si bien las encuestas dan por sentada la victoria del presidente del gobierno, Pedro Sánchez, su Partido Socialista (PSOE) no dispondrá de mayoría para gobernar en solitario.

Para seguir al mando tendría que aliarse con la izquierda radical de Podemos, a la que los sondeos prevén un mal resultado, y partidos regionales, como los independentistas catalanes o los nacionalistas vascos.

Otra opción sería una alianza con Ciudadanos, un partido de centro-derecha liberal que oficialmente dice querer «echar a Sánchez» y gobernar con los conservadores del Partido Popular (PP). El líder socialista no lo ha descartado tajantemente.

El PP, por su lado, aspira a un escenario completamente distinto: sumar con Ciudadanos y la extrema derecha de Vox. Su líder, Pablo Casado, dio a entender que podría dar cabida a ambos en un hipotético gabinete.

También te puede interesar  Venezuela | Policía detiene a tres personas e impide armar tarima de Juan Guaidó en Caracas | Nicolás Maduro | VIDEO | Mundo | Venezuela

«Vox o Ciudadanos, tengan diez escaños o tengan 40, van a tener la influencia que ellos quieran tener para entrar en el Gobierno o para decidir la investidura o la legislatura», aseguró.

La inestabilidad comenzó en las elecciones de diciembre del 2015, que marcaron el fin del bipartidismo con la irrupción de Podemos y Ciudadanos y condujeron a un bloqueo político.

En junio del 2016 se celebraron nuevas elecciones y el conservador Mariano Rajoy pudo finalmente ser investido en octubre.

2.- Un presidente de gobierno no electo –

Tras perder las elecciones del 2016, cuando los socialistas obtuvieron apenas 84 escaños de 350, Pedro Sánchez llegó al poder en junio pasado mediante una moción de censura apoyada por Podemos, los independentistas catalanes y los nacionalistas vascos contra Mariano Rajoy. El motivo de la moción fue una sonada sentencia judicial contra el PP por corrupción.

3.- Irrupción de la extrema derecha –

Es la gran novedad de las elecciones. Según los sondeos, unos 30 escaños serán para Vox, un partido con un discurso ultranacionalista y radicalmente opuesto al separatismo catalán, la inmigración ilegal y el feminismo de la izquierda.

Supondría el regreso de lleno de la extrema derecha, sin presencia sustancial en España desde la muerte del dictador Francisco Franco en 1975.

Prácticamente inexistente en los sondeos hace apenas un año, la formación remeció el tablero político español en diciembre al lograr el 11% de los votos en las elecciones regionales en Andalucía, y ayudar a PP y Ciudadanos a desalojar del poder a los socialistas en su feudo histórico.

4.- Cataluña –

Un año y medio después de la tentativa de secesión de Cataluña en octubre de 2017 -la peor crisis política en España en 40 años- la cuestión catalana sigue estando en el centro del debate.

Unos días después de comenzar un juicio histórico contra 12 ex dirigentes, los independentistas catalanes forzaron a Pedro Sánchez en febrero a convocar las elecciones anticipadas, al negarse a apoyar sus presupuestos.

El socialista, que preferiría no tener que volver a contar con ellos para formar una eventual mayoría, reiteró recientemente su rechazo a cualquier referéndum de autodeterminación en Cataluña, aunque ha ofrecido más autonomía.

La derecha y la extrema derecha acusan a Sánchez de «traición» por haber intentado dialogar con los independentistas, y han cargado contra los «golpistas» catalanes una y otra vez durante la campaña.

5.- Economía y desempleo –

Tras sufrir una severa recesión y años de drástica austeridad, España experimentó una firme recuperación con tres años de crecimiento por encima del 3%, entre 2015 y 2017.

Sin embargo, este crecimiento se ha desacelerado, estableciéndose en 2,6% en 2018 y con una previsión de 2,2% en 2019.

Por su parte, el desempleo, 14,7% en el primer trimestre de 2019, el segundo más elevado de Europa sólo por detrás de Grecia, se mantiene como la principal preocupación de los españoles.

Fuente: AFP / EFE