Días atrás, efectivos del destacamento de Lavalleja de la Policía Caminera realizaban controles de rutina en el kilómetro 156 de la ruta 8 cuando detuvieron una camioneta conducida por un hombre de 52 años.

Al inspeccionarla, ésta contenía varias cajas con mercadería en presunta infracción aduanera, por lo que se derivó el procedimiento al destacamento.

Al descargar la mercadería se encontraron:

• 1.312 cápsulas de café de máquina.
• 360 unidades de café y 72 unidades de capuccino.
• 312 pastas de diente.
• 264 unidades de jabón.
• 168 unidades de tabletas de chocolate.
• 60 unidades de 250 gramos de bombones.
• 60 kilos de sal fina y 30 kilos de sal gruesa.
• 60 unidades de 400 gramos de cocoa.
• 54 unidades de leche condensada.
• 48 unidades de margarina de 250 gramos.
• 30 unidades de 400 gramos de polvo para bizcochuelo.
• 24 unidades de 355cc de cerveza.
• 21 edulcorantes.
• 19 tubos de 240 gramos de caldos.
• 18 packs de shampoo más acondicionador.
• 14 kilos de porotos de frutilla y 30 kilos de porotos negros.
• 10 unidades de 760 gramos de ticholos.
• Seis litros de jugo en caja.
• Seis litros de refresco.

Enterada la Justicia pertinente se incautó tanto el vehículo como la mercadería (la que asciende a un valor comercial de 263.911 pesos), al tiempo que se dispuso el acta voluntaria al conductor y su emplazamiento sin fecha.

Persecución culminó con la incautación de más de 217 mil pesos de mercadería en infracción aduanera

Un móvil de la DNPC que realizaba controles en la ruta 3 avistó en las inmediaciones del kilómetro 489 una camioneta que circulaba en actitud sospechosa. Tras seguirla y alcanzarla se le ordenó que se detuviera. El chofer del vehículo hizo caso omiso y se dio a la fuga, por lo que empezó una persecución.

Con apoyo de un móvil de Investigaciones de la Jefatura de Policía de Salto se logró detenerlo en Avenida Manuel Oribe hacia el este. El vehículo era conducido por un hombre de 44 años, carente de antecedentes penales y de requisitoria.

Al inspeccionarlo se constató que transportaba 800 kilos de pechuga de pollo congelada, 540 botellas de refrescos de 200 y 600 ml, 168 botellas de caña de 910 y 800 ml, 288 sobres de café, seis botellas de energizante de 500 ml, todo de procedencia brasilera, cuyo valor total asciende a 217.210 pesos.

A su vez, la camioneta fue valuada en 202.500 pesos.

Puesto a disposición de la Justicia se condenó a P.J.C. “como autor penalmente responsable de reiterados delitos de contrabando a la pena de seis meses de prisión (…) sustituyéndose por libertad a prueba”.

A su vez se dispuso la confiscación de la mercadería, que quedó a disposición de Aduanas.

Comentar