Erupción de asesinatos de niños enoja, frustra a los líderes de San Luis


En esta foto del lunes, 10 de junio de 2019, Devation Powell, el padre del asesinado Kennedi Powell de 3 años, abraza a su primo Shylar Roberts, de 5 años, mientras se sienta cerca de donde le dispararon a Kennedi la noche anterior a lo largo de la Avenida Michigan en el Monte Barrio agradable de San Luis. Sharonda Edmondson, la tía abuela de Kennedi, está a la izquierda. (Robert Cohen / St. Louis Post-Dispatch vía AP)

S T. LOUIS (AP) – Los disparos que han perseguido durante mucho tiempo las calles de San Luis han dado un giro aún más inquietante, con una serie de disparos contra niños que han dejado al jefe de policía de la ciudad enojado y frustrado por la falta de cooperación de los testigos.

Cuatro niños murieron a causa de disparos la semana pasada y otros dos resultaron heridos. Entre los asesinados se encontraban niñas de 3 y 11 años, junto con un niño de 16 años y una niña de 16 años. Los heridos eran niñas de 5 y 6 años. Las seis víctimas eran negras.

El jefe de policía John Hayden dijo a The Associated Press el viernes que parece que algunos de los niños fueron alcanzados por disparos destinados a adultos que estaban cerca de ellos.

“Lo que estamos aprendiendo en nuestras investigaciones es que ha habido confrontaciones previas y otras cosas que llevaron a los incidentes donde los niños están heridos”, dijo Hayden.

Para empeorar las cosas, dijo el jefe, fue la falta de cooperación de los adultos seleccionados. No se han hecho arrestos en ninguno de los recientes tiroteos.

“El denominador común, lo que más me frustra, es el hecho de que los adultos y otros mayores de edad no son totalmente cooperativos con nuestros investigadores”, dijo Hayden.

Las estadísticas del FBI publicadas en septiembre mostraron que St. Louis tenía una tasa de asesinatos de 66.1 por cada 100,000 personas en 2017, la peor tasa en la nación. Hayden dijo que aproximadamente la mitad de los tiroteos, fatales y no fatales, en San Luis están relacionados con las drogas y otro 35 por ciento “se basa en vendettas personales y disputas”.

La ciudad ha visto 80 homicidios confirmados en lo que va del año, un poco más que en el mismo período del año anterior. Solo 23 de los crímenes han sido resueltos, en parte debido a la falta de cooperación de las víctimas. Todas menos ocho de las 80 víctimas eran negras en una ciudad que está dividida casi por igual entre negros y blancos.

Los disparos que involucran a niños en San Luis parecen ser parte de una tendencia nacional en los últimos años. Un estudio realizado en diciembre en el New England Journal of Medicine encontró que la muerte por arma de fuego fue la segunda causa de muerte en los EE. UU. En 2016 entre las personas de 1 a 19 años. El estudio examinó los certificados de defunción de 57 jurisdicciones y encontró un aumento del 28 por ciento en la tasa de muertes por armas de fuego a partir de 2013.

Las estadísticas policiales muestran que cuatro víctimas de homicidio en St. Louis este año tenían 16 años o menos, lo que equivale al número de víctimas infantiles en 2018, cuando hubo 187 asesinatos en total. Las cuatro víctimas no incluyen a dos niñas asesinadas en instancias separadas esta semana, disparos que aún están bajo investigación y aún no se caracterizan como homicidios, accidentes o suicidios.

La policía ha publicado pocos detalles sobre cualquiera de los recientes tiroteos. Hayden se negó a discutir detalles específicos, citando las investigaciones en curso.

La oleada de violencia que involucró a niños comenzó el sábado cuando Jashon Johnson, de 16 años, fue asesinado cerca de Fairground Park. La policía dijo que le dispararon varias veces.

Una niña de 3 años, Kenndei Powell, fue asesinada el domingo por la noche en un tiroteo. Ella y otros cuatro niños estaban con dos hombres en una acera, preparándose para comer pizza, cuando un vehículo pasó y abrió fuego. Kenndei recibió un disparo en el pecho. Una niña de 6 años resultó herida de gravedad y permanece hospitalizada.

La alcaldesa Lyda Krewson, en Twitter, calificó los tiroteos de “indignante, abominable, impensable. Un dolor insoportable para estas familias “. Su tweet sugirió la posibilidad de que el tiroteo fuera parte de una pelea. “Ninguna disputa / represalia vale esto”, escribió.

Otras dos muertes infantiles esta semana son llamadas “sospechosas”.

Charnija Keys, de 11 años, recibió un disparo en la cabeza la noche del lunes, mientras que dentro de la casa compartía con su madre y su hermana mayor. La policía dice que solo los detectives de homicidios y los investigadores de abuso infantil están manejando el caso. Hayden se negó a dar más detalles.

La familia quiere respuestas, dijo Arnita Norman, la abuela de Charnija. Ella cree que su nieta fue asesinada.

“Es muy frustrante porque simplemente no sabemos lo que pasó”, dijo Norman.

La policía fue llamada justo antes de la 1:30 am del miércoles para informar sobre un tiroteo en otra casa. Myiesha Cannon, de 16 años, recibió un disparo en la cabeza. Fue declarada muerta en la escena.

Latrice Cannon le dijo a St. Louis Post-Dispatch que su hija, que acaba de terminar el noveno grado, estaba en la casa de al lado. Latrice Cannon escuchó el disparo y salió corriendo, donde un hombre en el patio gritó: “La mataron”. Nunca dijo quiénes eran “ellos”.

“¿Quién mató a mi hija y por qué?”, ​​Preguntó Latrice Cannon.

El tiroteo más reciente con un niño ocurrió la noche del jueves cuando una niña de 5 años recibió un disparo en el brazo cuando el auto en el que estaba se detuvo en un semáforo en rojo. Ella está hospitalizada en condición estable.

.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí