Estados Unidos | Pete Buttigieg, una estrella ascendente en la carrera a la presidencia | Mundo | EEUU

175

Washington. Con solo 37 años, Pete Buttigieg sirvió en Afganistán, se graduó en Harvard, aprendió siete idiomas y es alcalde de una ciudad del Medio Oeste. Ahora, intenta convertirse en el primer presidente abiertamente gay de Estados Unidos, y el más joven.

Sus probabilidades de obtener la nominación de los demócratas para las presidenciales de 2020 parecen aumentar cada semana.

► Congreso de EE.UU. niega al Pentágono destinar mil millones al muro con México
► Donald Trump acusa a los medios de comunicación de ser el «enemigo del pueblo»
► El presidente libanés dice que Donald Trump no puede disponer de territorios ajenos

Cuando comenzó a explorar la posibilidad de desafiar a Donald Trump, pocas personas fuera de su ciudad natal de South Bend, Indiana, sabían quién era este demócrata de rostro fresco, y mucho menos cómo pronunciar su nombre.

En la actualidad tiene los favores de los medios de comunicación, en los que aparece un día sí y otro también a pesar de que aún no ha oficializado su precandidatura.

Y está haciendo su propio camino, con una mezcla de calma y confianza, pasión y pragmatismo, resolución de problemas y ambición intelectual que ha impresionado en los actos de campaña en los estados de votación temprana como Iowa y Carolina del Sur.

También te puede interesar  Irán: Instagram bloquea las cuentas de comandantes de Guardia Revolucionaria | Mundo

A la gente «le gusta su estilo de campaña, le gusta su mensaje», dijo el martes el presidente del Partido Demócrata de Iowa, Troy Price.

Inteligente, a Buttigieg no se le escapa que tiene un flanco débil: que es demasiado joven e inexperto, según repiten sus detractores.

«Tengo más años de experiencia gubernamental en mi haber que el presidente (…) y más experiencia militar que nadie (…) después de George H. W. Bush», dijo a la cadena CNN.

«Entiendo que soy el chico de la conversación, pero diría que la experiencia es lo que me califica para sentarme en esta mesa».

En Iowa, Buttigieg subió del 1% de apoyo al 11% y al tercer lugar en la encuesta de intención de voto de Emerson Polling publicada el domingo, detrás del ex vicepresidente Joe Biden y del senador Bernie Sanders, y por delante de candidatos más prominentes como las senadoras Kamala Harris y Elizabeth Warren.

— «Alcalde Pete» —

En un video de casi dos minutos publicado online, Buttigieg se describió como un reformista de la generación milenial que mira al futuro.

«Somos la generación que vivió los tiroteos en las escuelas, que sirvió en las guerras después del 11-S. Y somos la generación que puede ser la primera en ganar menos que nuestros padres, salvo que hagamos algo diferente», aseguró.

También te puede interesar  Un hombre demanda a Kevin Spacey por supuestamente a tientas en el bar de la isla

Buttigieg fue elegido alcalde cuando tenía 29 años. Nació y creció en South Bend, estudió en Oxford y se graduó en historia de la Universidad de Harvard. El año pasado se casó con Chasten Glezmen, un docente.

El hombre al que muchas personas llaman «el alcalde Pete» creció en South Bend, una ciudad que supo ser próspera y cuya economía implosionó cuando gigantes del sector automotor como Studebaker cerraron sus fábricas en los años cincuenta y sesenta.

South Bend ha recuperado cierta pujanza, y a Buttigieg se le ha atribuido la revitalización de partes del centro de la ciudad.

En 2016, cuando Hillary Clinton se enfrentó a Donald Trump, Buttigieg notó una «falta de entusiasmo fatal» entre los votantes de la clase trabajadora del corazón del país ante el mensaje demócrata, y enfatiza que su partido debe volver a comprometerse con los descontentos que apoyaron al magnate republicano.

«Todo nuestro mensaje fue ‘No voten por él, porque es terrible’. Y a pesar de que lo es, ese no es un mensaje», advirtió en el programa de radio «The Breakfast Club» en Nueva York.

«Odio decirlo, pero [Trump] podría volver a ganar si no somos inteligentes en esto».

También te puede interesar  Chelsea Manning, fuente de WikiLeaks, dice que puede regresar a la cárcel | Mundo | EEUU

Buttigieg apoya la expansión de la cobertura de atención médica a todos los estadounidenses, en un principio permitiendo la adhesión a Medicare, el programa federal de salud para personas mayores de 65 años.

Es un firme partidario de los sindicatos y se opone a la prohibición de Trump de que las personas transgénero sirvan en el ejército.

Además, rechaza que sea el Colegio Electoral el que elija al presidente, algo que considera antidemocrático, y ha planteado la ampliación de la Corte Suprema de Justicia a 15 jueces [de los 9 actuales].

Buttigieg se reconoció públicamente como gay mientras se postulaba para la reelección a la alcaldía, la cual ganó con el 80% de los votos.

Cuando fue teniente en la reserva de la Marina se apartó de sus funciones de alcalde para servir siete meses en Afganistán como oficial de contrainteligencia.

De manera general defiende posiciones conciliadoras, en un país en el que la era Trump acentuó las divisiones.

Recientemente postuló la necesidad de lograr un «acuerdo de paz» entre la comunidad LGBT y Chick-fil-A, la cadena de comida rápida que generó controversia con sus posturas conservadoras.

«No apruebo su política, pero sí que apruebo sus pollos», dijo Buttigieg a la radio. «Tal vez pueda construir este puente».

Fuente: AFP