El histrico acuerdo de la OCDE est respaldado por 136 pases.

Economistas e intelectuales de renombre mundial rechazaron en un documento difundido este martes el acuerdo alcanzado el pasado viernes que busca imponer un impuesto mnimo global a todas las multinacionales, independientemente del pas donde declaren sus ganancias, argumentando que solo favorecer a los pases desarrollados.


El 8 de octubre, la Organizacin para la Cooperacin y el Desarrollo Econmico (OCDE) acord imponer impuesto mnimo global a las multinacionales del 15%.

El histrico acuerdo que pone fin al sistema tributario centenario est respaldado por 136 pases que representan ms del 90% del PIB mundial y reasignar ms de 125.000 millones de dlares.

Esto supone un gran cambio para algunos pases, como Irlanda, que han atrado a las empresas internacionales en gran medida a travs de un impuesto de sociedades mucho ms bajo.

Sin embargo, este martes el diario francs Le Monde public una carta abierta de los 14 miembros de la ICRICT, la Comisin Independiente para la Reforma de la Fiscalidad Corporativa Internacional a los miembros del G20, integrada por Joseph E. Stiglitz y Thomas Piketty, entre otros, que consideran que el acuerdo alcanzado beneficia principalmente a los pases ricos.

El documento admite que el acuerdo da cuenta de «la necesidad de un impuesto mnimo global para acabar con el modelo de (..) los parasos fiscales».

No obstante, la ICRICT considera que una reforma integral hubiera consistido en gravar todos los beneficios mundiales de las multinacionales en funcin de sus actividades reales en cada pas, es decir, asignando los beneficios empresariales globales de las multinacionales a los distintos pases segn una frmula, en funcin de los factores clave que generan beneficios (empleo, ventas y activos).

Por ello, critica que este proceso de reforma «se ha diluido de tal manera que beneficiar de manera abrumadora a los pases ricos».

«Las propuestas para un impuesto mnimo efectivo global del 21% (o incluso mejor del 25%, como defendemos) fueron rechazadas en la bsqueda del mnimo comn denominador del 15%, un xito para Irlanda, una prdida para el resto del mundo» agrega el texto.

La ICRICT considera que una reforma integral consistira en gravar todos los beneficios mundiales de las multinacionales en funcin de sus actividades reales y aboga por un impuesto mnimo efectivo global sobre las multinacionales mucho ms ambicioso que el 15% acordado el viernes bajo el marco de la OCDE.

Segn la Comisin, la reforma podra haber generado ms de US$ 200 mil millones en mayores ingresos fiscales en todo el mundo con una tasa impositiva del 21%, pero slo generar US$ 100 mil millones con la tasa impositiva acordada del 15%.

Lo anterior porque «al dar prioridad a la aplicacin del impuesto mnimo a los pases donde se encuentran las sedes de las multinacionales, se espera que la mayor parte de los ingresos adicionales la reciba un pequeo nmero de pases ricos». reclaman los firmantes.

El grupo argumenta que ese criterio deja de lado la aplicacin del principio de equidad.

«La historia te juzgar con dureza si pierdes la oportunidad de hacerlo bien»(A)carta abierta de la ICRICT

Segn los firmantes, entre los que se cuentan tambin el economista Gabriel Zucman y la eurodiputada ecologista Eva Joly, «el acuerdo actual no se basa en una comprensin adecuada de la economa de los impuestos a las ganancias corporativas y refuerza las desigualdades globales».

«Abordar los complejos desafos globales que enfrenta el mundo hoy (..) requiere decisiones visionarias que dejen a un lado el inters nacional en la bsqueda del bien comn. Significa ponerse del lado no de las multinacionales y los parasos fiscales, sino de los ciudadanos tanto del Norte global como del Sur global». agrega el documento.

«La historia te juzgar con dureza si pierdes la oportunidad de hacerlo bien», concluye.



Con información de Télam

Comentar

Si te gusto la noticia compártela en tus redes sociales o puedes seguirnos a través de Facebook o Twitter.