Fue en Santa Fe: «Papá mató a mamá» la escalofriante frase de nene testigo de un femicidio

350

Poco antes de la medianoche del lunes pasado, Alberto Vilella pateó la puerta de ingreso del domicilio donde habitaba su ex mujer Rocío Serrano, y los hijos de ambos de 2 y 9 años. Le dio un tiro en la nuca con una escopeta, frente a los nenes y se suicidó con la misma arma.

Ambos cadáveres fueron hallados por un hermano de la mujer asesinada, Luis Serrano, quien llegó a la casa luego de recibir el escalofriante aviso de su sobrino mayor. Tras el macabro hallazgo, Serrano alertó a la policía, que a su vez dio aviso a la fiscal en turno del Ministerio Público de la Acusación de Santa Fe, Ana Laura Gioria.

También te puede interesar  Catástrofe en Guatemala: suben a 62 los muertos por la explosión delVolcán de Fuego y temen que la cifra aumente

Ya ante las autoridades, contó que su sobrino lo alertó de lo que había sucedido y que cuando ingresó a la vivienda halló a su hermana «tirada y a él también, tirado, con la escopeta» y contó que Vilella «se drogaba mucho y en los últimos tiempos lo hacía delante de los chicos, y eso a ella le molestaba mucho».

Por la adicción y los reiterados episodios de violencia física, que fueron increyendo en los 11 años de relación, fue que Rocío le pidió a Vilella que abandone el hogar familiar. El hombre fue a recalar a la casa de sus padres a escasas cinco cuadras de donde cometió el homicidio.

También te puede interesar  Se olvidó el celular en lo de su novia, ella le encontró mensajes hots y lo escrachó en las redes

También trascendió que la mujer estaba pronta a recibir el botón antipánico para reforzar la perimetral que ya había emitido la justicia. Sin embargo, nada fue suficiente y el hombre, un día después de recibir la denuncia, logró su cometido y asesinó a la mujer.