Gobierno decidió suspender toda actividad religiosa hasta el próximo 10 de enero

El Ejecutivo informó este lunes el cese de todas las fiestas religiosas hasta el 10 de enero, como parte de la crisis de salud por la pandemia del coronavirus.

La decisión fue entregada a los líderes de las principales comunidades religiosas de Uruguay por el secretario de la presidencia, Álvaro Delgado, y el ministro de Salud Pública, Daniel Salinas, este lunes en un encuentro virtual.

Habiendo culminado una reunión por Zoom con los líderes religiosos de los distintos cultos junto al ministro @DrDanielSalinas y en consulta con el presidente @LuisLacallePou, hemos resuelto de común acuerdo, suspender la presencialidad en todas las celebraciones hasta el 10/1/21 pic.twitter.com/rYgEQQkKCc

— Alvaro Delgado (@AlvaroDelgadoUy) December 21, 2020

En contraste, la Conferencia Episcopal Uruguaya emitió un comunicado en el que indica que aceptó con tristeza la solicitud del gobierno a varias comunidades religiosas el lunes. Con esto en mente, informó que «las iglesias permanecerán abiertas y las celebraciones se transmitirán en las redes sociales y los medios de comunicación».

«Durante las ferias celebradas desde el 19 de junio, no ha habido ningún caso de contagio. La proximidad de la Navidad hace que esta decisión sea doblemente dolorosa», agregaron en el comunicado.

También informaron que la iglesia ya había cesado muchas actividades como campamentos, misiones juveniles y visitas a vecindarios, y cuando aceptaron esta solicitud, vieron el «sufrimiento» de muchos creyentes que no participaron en la adoración de los vivos. Dios puede ”. «La libertad de religión es un derecho consagrado en nuestra constitución», dijeron.

Finalmente, manifiestan estar convencidos de que seguiremos cuidándonos unos a otros y que con la ayuda de Dios podremos «salir pronto de esta situación» y «volver a celebrar nuestra fe en la comunidad».

Related Posts