Habló Dourado: fui «estafado» y compre el ganado «de buena fe»

260

Integrante de la Gremial Única del Taxi, Óscar Dourado

Luego de haber sido formalizado por la Justicia de Rocha junto con otras doce personas por un delito de abigeato y receptación, Óscar Dourado, integrante de la Gremial Única del Taxi, se defendió a través de una carta abierta en la que asegura haber sido «estafado».

Todo comenzó con el robo de alrededor de 300 vacas a una empresa propiedad de dos hermanas brasileñas en el departamento de Rocha. La maniobra fue detectada en diciembre: la empresa había entregado las vacas para pastoreo a un operador de las cercanías de Lascano que luego revendió el ganado a productores de Rocha. Luego, el hombre se suicidó.

También te puede interesar  Pidieron a Uruguay la extradición del principal sospechoso del ataque a Yadón y Olivares

Los involucrados en la compra son estas 13 personas que fueron recientemente formalizadas.

Dourado expresa en su carta abierta: «12 productores, trabajadores rurales y yo fuimos estafados y perjudicados».

Y continúa, diciendo que «todos los involucrados compramos el ganado de buena fe y a través de medios formales. Realizando el pago correspondiente a través de escritorios rurales o pantalla (intermediarios en la operación) y al precio promedio de la tabla de consignatario en el momento».

Dourado sostiene que «si bien el código rural establece que la propiedad del ganado se fija con la marca de fuego, en la práctica la misma quedó en desuso. Esto se debe a que hoy en día debido a las exigencias de trazabilidad, el ganado cada vez que se mueve de un establecimiento a otro se controla a través de una guía y la caravana. Dejando un vacío entre los controles nuevos y avances del sector y lo que marca el código rural que está en desuso».

También te puede interesar  La despedida de la madre del joven asesinado por su exnovia enGualeguaychú: "Hasta luego, mi vida"

El empresario agrega luego que «la única persona que cometió abigeato ya no está entre nosotros, se quitó la vida y es solo él quien podría esclarecer este hecho. Y deja a todos los productores como si fuéramos delincuentes».

Según Dourado «no obstante a lo ya mencionado, todos y cada uno de los involucrados al saber que esos ganados habían sido robados, los devolvimos o pagamos nuevamente a su verdadero dueño».