Alberto Fernández tomó la decisión más importante desde su llegada a Casa Rosada el jueves: introducir una cuarentena obligatoria para evitar el movimiento de personas en las vías públicas, evitando así la propagación del coronavirus, la pandemia que causó miles de muertes en todo el mundo.

La cuarentena será válida desde el jueves (viernes 0 a.m.) hasta el martes 31 de marzo. Esta acción se toma 16 días después de confirmada la primera infección en Argentina. Dado que estas restricciones se hicieron en Europa más de 30 días después de saber que estaban infectadas, las autoridades creen que esta es una decisión que reducirá el riesgo de infección.

En nuestro país, Covid-19 ya tiene 97 infecciones, con 79 casos activos, 15 dados de alta y tres muertos. Es por eso que el presidente se reunió con los gobernadores de todas las provincias y acordó este alto total en la vida de los argentinos.

Alberto Fernández, el Gabinete y los gobernadores, en la Quinta de Olivos. (Foto: Presidencia).
Alberto Fernández, el Gabinete y los gobernadores, en la Quinta de Olivos. (Foto: Presidencia).

Se trata de un control sobre la circulación que habilitaría a la población a salir de sus casas a comprar alimentos, medicamentos o asistir a un familiar.

En caso de circular por la calle, los ciudadanos deberán hacerlo solos y tendrán que evitarse los grupos de personas. En otras palabras, el Gobierno busca garantizar a la sociedad el acceso a los bienes de primera necesidad pero con las limitaciones lógicas.

Por el contrario, toda actividad que no se enmarque en esas tres necesidades no estará permitida por las autoridades. De hecho, el Gobierno dispondrá que las fuerzas de seguridad federales, provinciales y municipales patrullen las calles a fin de garantizar que se cumpla el aislamiento

Noticia en desarrollo que está siendo actualizada.

Compartir en Fevalike