Rebeca Hersztain tiene 75 años, es uruguaya pero vive en Israel. El 27 de abril ingresó al país en una de sus visitas habituales, pero el sábado 22 de mayo personas cercanas a la mujer denunciaron su desaparición en la Sección 2 de Montevideo.

Esto motivó una investigación por parte de detectives del Área I de la Policía Operativa que permitió durante estas horas esclarecer parcialmente lo sucedido.
Los agentes pudieron determinar a través del análisis de las cámaras de seguridad que Rebeca ingresó a la casa donde vivía su hija en Scosería y Berro, pero nunca se fue.

Desde este lunes, los agentes han estado rastreando movimientos en la mansión, allanaron varias veces la casa de Pocitos con perros rastreadores, pero no pudieron localizar nada.

La investigación cambió este miércoles por la noche cuando la hija del desaparecido, una mujer de 43 años, confesó que su madre llegó al país con la intención de vender su propiedad, tuvieron una discusión y la mujer murió luego de caerse y golpearse la cabeza.

La mujer agregó que, en ese momento, no sabía qué hacer, por lo que colocó el cuerpo de su madre en la bañera de la casa en la terraza y le prendió fuego.
Dijo que puso los restos en varias bolsas de basura negras y las arrojó a la basura.

La policía realizó un registro de la central eléctrica Felipe Cardozo, pero no pudieron ubicar los restos de la mujer allí.

La detenida tenía un negocio de venta de productos de limpieza que operaba en la planta baja de su recinto y empaquetaba los artículos en bolsas similares a las que usaba para deshacerse de los restos de su madre. La mujer entregó por error una de esas bolsas de huesos a un cliente.

Actualmente se encuentra bajo custodia y se espera que testifique ante la fiscal del tercer caso de homicidio, Adriana Edelman.

Deja un comentario

Si te ha gustado, dale un "Me Gusta"






🤞 ¡No te pierdas nada!

¡No enviamos spam! Lee más en nuestra política de privacidad