IMAGEN DE ARCHIVO

Una mujer de 32 años de edad, embarazada y domiciliada en la zona del barrio El Triangulo, habló con Salto Al Día y solicitó que le retiren la custodia policial y volver con su esposo porque está pasando hambre. La mujer había denunciado a su esposo, porque ese la había agredido en estado alcohólico.

Dijo que jamás pensó que la denuncia y posterior custodia policial, le iban a traer tantos problemas, principalmente económicos, ya que no puede trabajar ni alimentar a su familia.

En diálogo con Salto Al Día, señaló que ya planteo el tema a la justicia pero hasta el momento nada le han resuelto.

Según información aportada, el juez se enteró de la entrevista efectuada por este medio, se enojó y se la impuso hasta el mes de marzo. La señora volvió a comunicarse con Salto Al Día y dijo no saber que hacer.

La situación de la señora es verdaderamente preocupante, al estar embarazada, se ve imposibilitada de trabajar y comprar los alimentos, pero tampoco, recibe ayuda del gobierno para paliar la complicada situación. De esta manera, el juez que lleva su causa, le estaría coartando el derecho a decidir por si sola, si desea o no tener custodia policial.