Inicio Internacionales La cuarentena entró en vigor en Santiago de Chile para detener...

La cuarentena entró en vigor en Santiago de Chile para detener la expansión del coronavirus

El gobierno chileno también estableció controles sanitarios en los ingresos a la capital. Están exentos de esta medida los servicios de salud, urgencias, servicios básicos y públicos

95

Más de 1.3 millones de personas en siete municipios de Santiago han estado en cuarentena total desde el jueves por la noche durante una operación rigurosa de control policial y militar, para detener la expansión del coronavirus que ya ha causado 1.306 infectados y cuatro muertes en Chile.

Las calles de los municipios de Santiago Centro, Lo Barnechea, Las Condes, Vitacura, Providencia, Ñuñoa e Independencia se callaron gradualmente desde las 22:00 hora local (01:00 GMT) cuando comenzó la cuarentena, que durará siete días bajo estricto control policial y militar en 18 puntos en estas áreas para prevenir la propagación del virus y la circulación de los infectados.

“Adoptamos procedimientos con máscaras, guantes e intentamos no tener tanto contacto con las personas. Son revisados ​​a través de una base de datos de los infectados con coronavirus que nos dio el ministerio de salud y que nos da una alarma, dice Enrique Monrás, general de Carabineros (Policía Uniformada) a los medios locales.

Los siete municipios quedaron desiertos en lugar de la aglomeración de personas, en su mayoría con máscaras, que se registraron horas antes del inicio de la prisión en supermercados, farmacias e instalaciones de servicio público, se apresuraron a realizar compras o procedimientos.

Los más de 1.3 millones de habitantes de estos municipios de Santiago, cuya población total es de siete millones, se reunieron temprano fuera de las tiendas. La suposición fue hecha por grupos con prioridad para los ancianos.

(REUTERS/Pablo Sanhueza)
(REUTERS/Pablo Sanhueza)

«La fila es enorme, es para horas y horas», dijo a la AFP María, una mujer de 65 años, quien llegó al supermercado para abastecerse, preocupada, como otros a su alrededor, por quedarse sin alimentos.

“Tenemos miedo no solo de quedarnos sin alimentos, sino de que las reglas de la cuarentena cambien y no nos dejen salir”, afirmó por su parte Alberto Sierra, un venezolano de 38 años.

Las filas se repetían en verdulerías y pequeñas tiendas de los barrios, pero también en oficinas públicas.

El gobierno manifestó su preocupación por estos amontonamiento, por lo que durante la cuarentena solo se podrá salir con un permiso que puede obtenerse en línea, únicamente para ir a comprar o al médico.

“Estoy sacando este permiso, la organización me parece un caos, pero no hay otra forma. Pareciera que a la gente le tienen que dar órdenes y con medidas drásticas es la única forma de que obedezcan”, se quejó Clara, una abogada de 42 años, que hacía una fila larga y ordenada para obtener el permiso de forma presencial en la municipalidad de Vitacura.

El gobierno chileno también estableció controles sanitarios en los ingresos a Santiago. Están exentos de esta medida los servicios de salud, urgencias, servicios básicos y públicos.

Deja un comentario