La Ley de Riego contiene cambios “que tratan de acompañar una nueva realidad”

187

[ad_1]

“A nivel nacional creo que está claro” que el riego es “una necesidad, como una adaptación a las condiciones climáticas, y en particular a la variabilidad climática” que nos expone a “años de sequías, de muy escasa precipitación y alta evapotranspiración”, condición que este año “está enfrentando el sector agropecuario”, dijo en Carve la profesora del Instituto de Ecología y Ciencias Ambientales de la Facultad de Ciencias de la Universidad de la República (UdelaR), Gabriela Eguren.

Agregó que “a nivel mundial el desarrollo de tecnologías de riego ha avanzado muchísimo” y que existen “suficientes estudios y análisis en los cuales la incorporación del riego se refleja en mejores rendimientos, y no solo en términos de cantidad, de aumentar la productividad, sino también en términos de calidad”.

Lic. en Ciencias Biológicas y Dra. en Ciencias Ambientales, Eguren señaló en El Mercado Agropecuario que, en el caso de Uruguay, es “bastante incipiente” la incorporación del riego en el sector agropecuario, aunque “hay algunos sectores en los cuales se ha incluido en mayor medida, y otros que mejorarían bastante sus rendimientos” o podrían ampliar su superficie con el riego.

El arroz es un caso especial, porque “es impensable sin la incorporación de sistemas de riego”, ya sean “por inundación o por riego a demanda”, manifestó.

Explicó que, desde el punto de vista ambiental, como toda actividad humana, el riego “genera una modificación en el ambiente, de diferentes formas” pero subrayó que, “con buenas prácticas de manejo”, es posible “lograr un equilibrio” entre producciones con altos rendimientos y preservación de recursos hídricos, “tanto en calidad como en cantidad”.

Te puede interesar  Ministerios de Agricultura del Caribe busca afianzar cooperación con Argentina y Brasil

Acerca de la actual Ley de Riego, la Dra. Eguren destacó que incorporó modificaciones respecto a la norma anteriormente vigente, cambios “que tratan de acompañar una nueva realidad”.

El país “cuenta con una normativa importante” en lo relativo a “la protección del ambiente”, que incluye “una Ley de Evaluación de Impacto Ambiental” que establece que toda obra que pueda generar cambios en el ambiente “requiere de un análisis de viabilidad de localización, es decir cuáles son los lugares o el lugar más adecuado para el desarrollo de la obra, y una valoración de los impactos que esta obra realiza en cuanto a transformaciones a nivel ambiental”, puntualizó en Carve la Dra. Gabriela Eguren.

[ad_2]

Source link

uruguayrural