LJKAGUIZDNA6FN6ODOEOHF7VBU

El costo mundial de la soja quebró este martes la barrera de los US$ 600 la tonelada en el mercado de Chicago y alcanzó su máxima cotización a partir de septiembre de 2012.

En este costo, en todo el último año la oleaginosa casi duplicó su costo, impulsado por la profundo demanda de China y por preguntas climáticas en regiones productoras.

La postura mayo, que está pronta a vencer, subió 1,08% (US$ 6,43) y cerró en US$ 601,68 la tonelada.

El contrato de julio, por su lado, marcó un desarrollo de 1,71% (US$ 10,0 1) para concluir la jornada en US$ 593, 32 la tonelada.

Si se toma presente la primera cotización del año, el costo de la oleaginosa subió 24,39% -equivalente a US$ 117,96- al pasar de US$ 483,72 a US$601,68 al cierre de este martes.

En lo cual respecta a doce meses atrás, el costo de la oleagionsa ha sido de US$315,59 la tonelada el 11 de mayo de 2020. Al cotejar con los valores recientes, el aumento en términos porcentuales ha sido de 92,1%.

Con igual tendencia, los subproductos derivados de la soja además mostraron crecimientos interanuales de importancia.

El aceite de soja pasó de cotizar US$ 577,38 a US$ 1.478,40 la tonelada el último año, mientras tanto que la harina subió de US$ 315,59 a US$ 495,48 la tonelada.

El analista de mercados Carlos Etchepare comentó que el crecimiento se explica por «la demanda tanto externa como interna en USA, y, especialmente, de la industria aceitera que frente a la suba de los subpoductos, poseen bastante buenos márgenes».

«A esto se debe sumarle que mañana miércoles el Departamento de Agricultura estadounidense (USDA) va a a declarar el informe sobre oferta y demanda mundial de granos, en el que se darán a conocer las expectativa de producción para la campaña 2021/22. Esto generó que los fondos especulativos hayan tomando una postura compradora en el mercado, lo cual generó la suba», describió Etchepare a Télam.

Según un relevamiento publicado por la corredora Granar, el mercado espera que los stocks de la campaña 2020/21 en el territorio del norte se disminuyan de 3,25 a 3,18 millones de toneladas aproximadamente, en lo que la producción de hablado territorio en 120,59 millones de toneladas para el periodo 2021/22.

«Una vez que se publique el informe, se va a comenzar a saber un poco más la verdad, aun cuando sea preliminar: si da datos mejores a los que el mercado está esperando, se va a ofrecer una baja, sin embargo si por otro lado es negativa, no pienso que se den subas bastante relevantes ya que el mercado ya lo descontó hoy», añadió el especialista.

Referente a lo cual puede pasar en el mediano plazo con los costos del commodity, Etchepare comentó que dependerá del clima en USA.

«Desde ahora se a va a comenzar a ver con más detenimiento el clima y, si funciona bien, debe descargar el costo. Ejemplificando, la postura de noviembre, que es una vez que ingresa la cosecha de Estados Unidos, está en US$ 525 la tonelada», concluyó el especialista.

Por su lado, el analista de mercados de la Bolsa de Negocio de Rosario (BCR), Tomás Rodríguez Zuro, describió a Télam que la alta liquidez en todo el mundo, en mezcla con una intenso demanda china, son los motivos primordiales por los cuales la soja emprendió un camino alcista a partir de mediados del año pasado, que a la fecha aún no se cortó.

«Los primordiales bancos centrales manteniendo las tasas bajas y emitiendo por la enfermedad pandémica han conducido a las inversiones en toda clase de commodities sean atractivos, en particular, los agrícolas. Asimismo, la recuperación de la demanda china ajustó la hoja de balance estadounidense, sumado a que el crushing estuvo por arriba de los últimos años y que, inclusive, hay diversos plan para incrementar la capacidad instalada de estas fábricas», remarcó Rodríguez Zurro.

En la misma línea, el responsable del Departamento de Economía de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Matías Lestani, sostuvo que «el planeta aún sigue en enfermedad pandémica y no acaba de salir, lo cual provoca que los fondos busquen activos que tienen la posibilidad de circular en este instante, entre ellos, la industria alimenticia y los granos que son los que mantuvieron la actividad».

En este entorno, «los fondos invierten en aquello y hasta que no hagan la toma de ganancias, pues hay mucha liquidez que posibilita invertir, empuja los costos para arriba», mencionó Lestano.

En cuanto al mercado local, en la Bolsa de Negocio de Rosario (BR) la oleaginosa terminó la sesión a US$ 366 la tonelada, US$ 10 más que en la previa.

«En el mercado local las subas fueron más chicas, empero de cualquier manera relevantes. Sin embargo, son dólares nominales, ya que el productor cobra en verdad $34.000 por su soja, que transformados al tipo de cambio contado con liqui le da una equivalencia a US$ 221 la tonelada, equivalente al 37% del costo mundial», concluyó el analista de CRA.

Comentar