El objetivo de estas reuniones, que continuarán celebrándose regularmente con los Jefes de Departamento en todo el país, es conocer el estado de situación para las diferentes jefaturas y sus regiones y para poder resolver los problemas lo más rápido posible.

Durante su visita a Paysandú, Larrañaga anunció que se instalarán 106 nuevas cámaras de videovigilancia en diferentes partes de la capital del departamento. A su vez, los treinta y tres existentes serán transferidos al Centro de Comando Unificado de Montevideo para su revisión y posteriormente serán redistribuidos a las ciudades de Guichón y Quebracho.

También anunció que pronto se inaugurará el Centro de Monitoreo de Cámaras de Videovigilancia de Salto, donde también se reemplazarán las cámaras, agregando que «estamos en los mismos pasos en Colonia y Río Negro».

En referencia a los empleados, el ministro dijo que hay varios departamentos que han perdido empleos e incluso comisiones de servicio que han dejado de funcionar o que son de medio tiempo. Esto debe revisarse para encontrar una manera de llenar estas vacantes, ya que, en la situación actual, hay sectores de la población, como las zonas rurales, donde se generan situaciones de privación que deben tenerse en cuenta y abordarse. En relación con esto, señaló que habrá una revisión exhaustiva de la educación policial.

A su vez, enfatizó el problema que ocurre en todo el país en relación con las largas certificaciones médicas de los oficiales de policía, lo que dificulta la gestión policial. “No vamos a aceptar esto; Actuaremos dentro del marco legal, porque no es posible que alguien tenga la misma certificación por dos años, un año, un año y medio o más de dos años. No es posible, no es justo y no está de acuerdo con la lógica, porque en algunos casos, están certificados para usar el uniforme, pero no para trabajar en otra cosa y terminan recibiendo el salario del estado «, dijo el ministro.