Los impactantes testimonios de sacerdotes católicos que revelaron su homosexualidad

394

La crisis sobre la sexualidad en la Iglesia católica va más allá del abuso. Va al corazón del sacerdocio, a un clóset que está atrapando a miles de hombres, afirma la periodista Elizabeth Dias en una investigación sobre sacerdotes católicos gay que publicó este domingo The New York Times.

Era 1982 y Gregory Greiten tenía 17 años, estaba en un retiro con sus compañeros de clase de St. Lawrence, un seminario católico para adolescentes que querían convertirse en sacerdotes. Los líderes del campamento le pidieron a cada niño que de acuerdo a su preferencia eligieran alguna de las siguientes condiciones: quemado en más del 90 por ciento de su cuerpo, parapléjico o gay.

Ninguno de los niños pronunció la palabra gay, a ese juego los líderes le llamaron el Juego de la Vida.

Siete años más tarde, Greiten se subió a la ventana de su dormitorio del seminario y colgó una pierna sobre el borde. «Realmente soy gay», recordó que pensó el ahora sacerdote de Milwaukee, que agregó: «Fue como una sentencia de muerte».

Durante años, los líderes de la iglesia han alejado a los feligreses de la vergüenza e insisten en que las «tendencias homosexuales» son «desordenes en la conducta». Y, sin embargo, miles de sacerdotes de la iglesia son homosexuales.

Las historias de los sacerdotes homosexuales se ocultan al mundo exterior, únicamente las conocen entre ellos, si es que se conocen.

«La gran mayoría de los sacerdotes homosexuales no están a salvo», dijo el padre Bob Bussen, sacerdote en Park City, Utah, quien fue dado de baja hace unos 12 años después de haber celebrado una misa para la comunidad LGBTQ.

(AFP)
(AFP)

«La vida en el clóset es peor que ser el chivo expiatorio», dijo. «No es un armario. Es una jaula».

El ambiente para los sacerdotes gay se ha vuelto más peligroso. La caída de Theodore McCarrick, el poderoso cardenal que fue acusado la semana pasada por abuso sexual de niños y jóvenes, ha aumentado las acusaciones de que la homosexualidad es la culpable de la crisis de abuso de la iglesia.

Incluso el Papa Francisco se ha vuelto más crítico en los últimos meses. Él ha llamado a la homosexualidad «de moda», recomendó que los hombres con «esta profunda tendencia» no sean aceptados para en la Iglesia, y amonestó a los sacerdotes homosexuales a ser «perfectamente responsables, tratando de nunca crear escándalo».

«Esta es mi vida», dijo al New York Times un párroco del noreste de EEUU que pidió mantener el anonimato. «Sientes que todo el mundo está en una búsqueda de brujas ahora por cosas que nunca has hecho».

Antes de que un sacerdote sepa que es gay, él ya conoce el clóset. El código se enseña temprano, a menudo en el seminario. Numquam duo, semper tres, la advertencia va. Nunca dos, siempre tres . Muévete en tríos, nunca como pareja. No irse a caminar solo, no ir al cine en pareja. Los superiores advirtieron durante años: cualquier amistad masculina es demasiado peligrosa, podría convertirse en algo sexual y convertirse en lo que llamaron «una amistad particular».

El padre Greiten tenía 24 años cuando se dio cuenta de que era gay y consideró saltar desde la ventana de su dormitorio. No saltó, pero confió su desesperación a un compañero de clase. Su amigo también era gay. Fue una revelación: había otras personas estudiando para ser sacerdotes que eran homosexuales. Era sólo que nadie hablaba de eso.

(Foto: Istock)
(Foto: Istock)
Muchos sacerdotes dijeron que han tenido relaciones sexuales con otros hombres para explorar su identidad sexual. Algunos han visto pornografía para ver cómo era que dos hombres tuvieran relaciones sexuales. En última instancia, encontraron más angustia que placer.

Un sacerdote tuvo relaciones sexuales por primera vez a los 62 años, sin compromisos, con un hombre que conoció por internet. La relación fue descubierta e informada al obispo, y desde entonces no ha vuelto a experimentar vínculos así.

Hace poco más de un año, después de reunirse con un grupo de sacerdotes homosexuales, el padre Greiten decidió que era hora de poner fin a su silencio. En la misa del domingo, durante el Adviento, le dijo a su parroquia que era gay y célibe. Se levantaron de un salto en aplausos.

Su historia se volvió viral. Un sacerdote de 90 años lo llamó para decirle que había vivido toda su vida en el armario y que deseaba que el futuro fuera diferente. Una mujer escribió desde Misisipi, pidiéndole que se mudara al sur para ser su sacerdote.

Para algunos líderes de la iglesia, ese apoyo puede haber sido incluso más amenazador que su sexualidad. El padre Greiten había cometido el pecado cardinal: abrió la puerta al debate.

El arzobispo, Jerome E. Listecki, de Milwaukee, emitió una declaración diciendo que le gustaría que el padre Greiten no hubiera hecho publicas sus preferencias sexuales. Las cartas llegaron a llamarlo «satánico», «inmundicia gay» y un «monstruo» que sodomizó a los niños.

Durante años los líderes de la iglesia han estado profundamente confundidos acerca de la relación entre los hombres homosexuales y el abuso sexual.

Culpar a los hombres homosexuales por abuso sexual es casi seguro que será un tema importante esta semana en el Vaticano, en una cumbre de cuatro días muy esperada sobre abuso sexual. El Papa Francisco ha llamado a los obispos más poderosos del mundo a Roma para educarlos sobre los problemas de abuso, después de casos de abuso de alto perfil en los Estados Unidos, Australia, Chile y otros lugares.

El evento ha preocupado a los sacerdotes gay. Unos años después del escándalo de 2002, el Vaticano prohibió a los hombres homosexuales asistir a los seminarios y la ordenación. Cuando la crisis de abuso volvió a estallar el verano pasado, el ex embajador del Vaticano en los Estados Unidos, el arzobispo Carlo Maria Viganò, acusó a las «redes homosexuales» de cardenales estadounidenses de trabajar en secreto para proteger a los abusadores. Y esta semana, se lanzará un libro sensacional titulado «Sodoma» en Europa («En el armario del Vaticano» en los Estados Unidos) que pretende exponer una vasta subcultura gay en el Vaticano.

Un grupo de sacerdotes homosexuales en los Países Bajos tomó recientemente el paso inusualmente audaz de escribir al Papa Francisco, instándole a permitir que los hombres homosexuales y célibes sean ordenados.

El padre Greiten desea poder hablar con el mismo Papa Francisco. «Escuche mi historia de cómo la iglesia me traumatizó por ser un hombre gay», preguntó en el aire.

«No se trata solo de la crisis de abuso sexual», dijo. «Están traumatizando sexualmente e hiriendo a otra generación. Tenemos que levantarnos y decir no más abusos sexuales, no más traumas sexuales, no más heridas sexuales. Tenemos que hacerlo bien cuando se trata de la sexualidad «.

Por ahora, el padre Greiten se estaba preparando para su viaje número 15 a Honduras con médicos y suministros médicos.

Reflexionó: «¿Qué pasaría si a cada sacerdote se le permitiera vivir su vida libremente, abiertamente, honestamente? Ese es mi sueño».