Los más supersticiosos del fútbol dicen que Cavani rompió la «maldición del 7» marcando una cantidad de goles que no se podía lograr con esa dorsal desde la época de Cristiano Ronaldo.

Cuando la mala suerte es tanta que no se encuentra explicación, en el fútbol es muy común encontrar una historia de embrujo o maldición de las que muchas veces no se puede salir.

Este es el caso, por ejemplo, del América de Cali, uno de los equipos más populares y ganadores de Colombia pero que a nivel internacional nunca pudo superar la famosa «Maldición de Garabato».

Benjamín Urea, más conocido como «Garabato», prestó plata al club para que compraran los uniformes. Sin embargo, luego quiso cobrar algunos intereses que le fueron negados.

«Me sacaron casi a patadas, entonces les dije ‘malditos'», recordó en su momento el exjugador y directivo fallecido en 2008.

La directiva realizó una misa en cancha con la presencia del mismísimo Garabato y se llegó a firmar un documento en el que dejaba sin efecto la maldición. No obstante, el conjunto caleño jugó cuatro finales de Copa Libertadores -tres de ellas consecutivas- y en todas quedó como subcampeón.

Una de ellas fue en 1987, arrebatada por Peñarol con el agónico gol de Diego Aguirre.

Otra maldición famosa en el mundo es la de Bella Goodman, entrenador que llevó a la gloria al Benfica consiguiendo dos Copas de Europa en 1961 y 1962, pero tras esta última Goodman se marchó del club tras algunas discusiones con la directiva y aseguró «El Benfica sin mi nunca ganará una copa europea», lo que se cumplió.

Desde entonces el Benfica disputó ocho finales europeas y perdió todas sin poder superar aquellas palabras del entrenador, que al marcharse pasó a dirigir ese mismo año a Peñarol.

En Inglaterra hasta esta temporada sobrevolaba la maldición de Michael Owen, quien tras jugar en el Liverpool pasó también por el otro grande y en su llegada a Manchester eligió el dorsal número 7 que venía de ser usado por Cristiano Ronaldo, pero que antes había sido lucido por jugadores de la talla de David Beckham, Éric Cantona y hasta George Best, todos con gran suceso.

Owen pasó sin destaque anotando solo cinco goles. Luego de el también la llevaron el ecuatoriano Valencia, Ángel di María, Memphis Depay y Alexis Sánchez, aunque ninguno de ellos superó los cinco tantos de Owen.

Cavani asumió este rito en su llegada a Manchester. El jueves anotó su primer gol en Europa League y este domingo convirtió el séptimo en Premier League para llegar a diez en la temporada, algo que no se daba desde aquella salida de Cristiano Ronaldo.

COMPARTIR EN FEVALIKE