Daniel Martínez fue quien gastó más en la campaña y Pablo Mieres fue el único con saldo negativo, debido a que esperaba una votación mayor.

El tribunal electoral publicó ayer los gastos declarados por el presidente en la elección (la información también incluye lo que dedicaron senadores y diputados).

Una buena parte del dinero gastado por los candidatos provino del estado, de acuerdo con la Ley N ° 18 485, que establece que el estado debe proporcionar una cantidad correspondiente a 87 unidades indexadas para cada uno de los votos recibidos por cada partido. Cuando se trata de elecciones recientes, el Frente Amplio fue el que obtuvo más dinero porque fue el partido que ganó más votos.

El tribunal difundió detalles detallados de los gastos para cada fórmula, aunque un informe del periódico El País que proporciona un análisis de varios de los datos reveló que se gastó un total de $ 13 millones.

Daniel Martínez recibió un total (entre subvenciones de los estados y donaciones privadas) de casi 300 millones de pesos y gastó 291 millones. La mayoría provenía del dinero que contribuyó con los votos, pero tenía donaciones de Saman (570,000 pesos), Adiser SA (380,000) Nodus (1,140,000) y Rio Center (tres donaciones de 380,000).

Luis Lacalle Pou recibió subvenciones de más de 89 millones de pesos y gastó 82,749,977. Usó menos adelanto en el dinero equivalente a los votos que Martínez, lo que explica tanta diferencia entre lo que se gastó entre uno y otro. Entre las empresas privadas que contribuyeron se encuentran Hípica Rioplatense (171,000 pesos), Zonamérica (694,000), Julio Lestido (723,000), Horacio Artagaveytia (594,000), Supermarkets Disco (372,000), Supermarkets Devoto (372,000), Saman (558,000)) , Carlos Lecueder (186 000), Laboratorios Celsius (388 000), Roemmers (553 000), Gracias SA (737 000).

Te puede interesar  Indignante: asesinan a taxista de dos balasos en la cabeza

Ernesto Talvi tuvo un ingreso de 28,654,393 pesos y gastó 25,151,850. Las subvenciones privadas incluyen Zonamerica (1,260,000), Gales (360,000), además de varias donaciones más pequeñas de individuos.

Edgardo Novick declaró ingresos por 38,537,995 pesos y gastó 34,030,579. La gran mayoría de estas subvenciones provino de su propio bolsillo (unos 30 millones de pesos) más una subvención de Carlos Lecueder por 919 725 pesos (y el «tipo», a través de la publicidad, por Jerome Ltda).

César Vega tuvo ingresos de 3,877,313 pesos y gastó 1,301,140 pesos en la campaña. No hay contribuciones de empresas privadas.

Pablo Mieres fue el único con un saldo negativo. Explica ingresos de 17,881,191 pesos y un costo de 27,592,529. Hay subvenciones privadas de Saman (352,730), Montevideo Shopping (108,990), Cattivelli (100,000), Disco (91,920), Devotee (91,920), Samel (343,260), JP Beer (376,000). Mieres también recibió 4 429 522 pesos por la venta de valores transferibles (bonos) pertenecientes a IP. Según lo informado por El País, Mieres dijo que el saldo era negativo porque esperaba un voto más grande.

Gustavo Salle gastó solo 20,760 pesos en la campaña (en papeleo, dividido en servicios profesionales y estampillas profesionales) y tuvo un ingreso de 1,567,192, excluyendo lo que le correspondía por votación.

Gonzalo Abella tuvo ingresos de 1,920,998 pesos y gastó 1,420,801. Daniel Goldman, de Digital Party, recibió 381,847 y gastó 337,223.

Hay dos candidatos que ya presentaron la declaración, pero los detalles aún están pendientes: Guido Manini Ríos y Rafael Fernández.