La leishmaniasis es una enfermedad con 90 % de letalidad en humanos, por lo que para el Ministerio de Salud Pública aplicar medidas de prevención en las mascotas es considerado fundamental. La directora de Zoonosis y Vectores del MSP, Gabriela Willat, informó sobre la campaña informativa que se realiza en Salto y Artigas. También destacó la pesquisa para actualizar el porcentaje de perros infectados.

Willat relató a la Secretaría de Comunicación Institucional acerca del trabajo en Salto, en lo que respecta a la leishmaniasis. El objetivo es llegar a una nueva prevalencia, ya que el último estudio se realizó en 2015, y en esa oportunidad el porcentaje de animales positivos era de 1 %.

Agregó que está en curso una encuesta de conocimiento y prácticas, que en un estudio preliminar indica que la población mayoritariamente conoce la enfermedad y las medidas de prevención, pero que aún hay fallas en su aplicación.

En ese sentido, dijo que comenzó una campaña publicitaria local en Salto y Artigas, para llegar a la población con el eslogan “Mi perro está cuidado y mi familia también”. La difusión es básicamente visual, por medio de afiches, carteles, folletería e imágenes difundidas a través de las redes sociales, además de audios.

Willat recordó que la sintomatología en las personas es fiebre prolongada por más de diez días, a lo que luego se suma inflamación de vísceras y bazo. En los perros se observan cicatrices en la piel, orejas y hocico, acompañado por un importante adelgazamiento, crecimiento exagerado de uñas, sangrados por nariz, diarreas y vómitos. No obstante, aclaró que a veces no hay síntomas y el animal ya está infectado.

Con respecto a la aplicación de la última medida, que es el sacrificio de la mascota, Willat dijo que se intenta por todos los medios no llegar a este punto, incentivando a la población a que aplique las recomendaciones preventivas, como la limpieza de la materia orgánica del animal, el uso de mosquiteros en puertas y ventanas, repelentes en las personas y los perros (mediante el uso de collares y pipetas) y la consulta al veterinario en casos de síntomas.

Asimismo, aconsejó consultar con un veterinario antes de adquirir los collares o pipetas porque no todos son adecuados para combatir los flebótomos. “En general, la gente conoce y aplica insecticidas contra las pulgas, pero no para este vector, que es mucho más peligroso para el perro. En los collares se usa deltametrina al 4 %, lo que actúa como repelente y mata al insecto”, señaló.

Ante cualquier síntoma es importante que las personas se hagan el estudio de diagnóstico y, en caso de que este sea positivo, comiencen de inmediato con el tratamiento. “La gente debe saber que se cuenta con medicamentos de primera generación para enfrentar esta enfermedad”, concluyó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí