La Comisión Nacional Asesora de Vacunaciones autorizó a vacunar contra el coronavirus a menores a partir de los 12 años con dosis de Pfizer.

Según dijo el presidente Luis Lacalle Pou, la intención de la cartera es abrir una agenda como sucede con los otros grupos etarios.

El gobierno además firmó la reserva de 500.000 dosis adicionales de Sinovac para completar y reforzar el programa de vacunación contra el coronavirus.

«Estamos evaluando una tercera dosis», agregó Lacalle. Además, comentó que el gobierno continúa «hablando con laboratorios», tanto con Pfizer, Sinovac y otros.

Lacalle comentó que la vacunación «está dando resultado» y destacó que más de 1 millón de personas recibió las dos dosis de la vacuna, pero hay alrededor de 2 millones que aún no están inmunizados.

Por otro lado, Lacalle dijo que «preocupa» la cantidad de contagios diarios y fallecimientos, pero confía en la «vacunación masiva» y el «cuidado personal» de los ciudadanos.

El rol del GACH

Lacalle fue consultado sobre el rol del Grupo Asesor Científico Honorario (GACH) y las declaraciones del coordinador del grupo, Rafael Radi, que entrevistado por el semanario Búsqueda dijo que «para controlar la pandemia» había que «apagar» y que «no se blindó abril».

Lacalle dijo que se ha sentido «muy acompañado por el GACH». «Ha sido un respaldo científico fundamental en el momento de asesorarnos. No es el 100 % de la opinión que escuchamos, sí (una opinión) importante junto al Ministerio de Salud Pública y ASSE porque refiere a lo sanitario», agregó.

El presidente sostuvo que desde el «imaginario colectivo, alentado por alguna dirigencia política o sindical» se ha dicho que «el documento presentado el 7 de febrero (por el GACH) ha sido ninguneado» por el gobierno.

Lacalle dijo que en ese documento el GACH planteó «27 medidas y el gobierno tomó 24 y media» del total.

En ese sentido, dijo que las que no se tomaron tienen que ver con restringir la circulación nocturna de 00.00 a 06.00 de la mañana, donde explicó que la movilidad nocturna «es menos de 5%» y se aprobó el mecanismo legal para prohibir aglomeraciones.

Tampoco se tomaron en cuenta las medidas de «cortar la circulación departamental» porque «no es posible hacerlo en nuestro país». Otra medida que no se tomo tiene que ver con el cierre de bares y restaurantes».

Por otro lado, Lacalle dijo que «por varias razones» desde el gobierno han rechazado la idea de una «cuarentena obligatoria», entre esas razones hay «una filosófica de la libertad».

«Un cierre total supone cerrar todo y para cerrar todo primero hay q hacerlo por ley y asistirse de la fuerza pública», señaló sobre esa posibilidad.

Comentar